A disfrutar ‘La Frutástica y La Tacha’

Con la obra ‘La Frutástica y La Tacha’, una parodia de ‘La tostada y La guayaba’ de la trilogía de Pepe El Toro, Ana Francis Mor y Nora Huerta se presentarán el domingo 8 de mayo a las 13:00 horas en la Explanada delegacional de Tlalpan.

Compartir:
Las reinas crean espectáculos de teatro cabaret, un género escénico que por medio de la farsa

Las reinas chulas celebran el Día de las Madres con un espectáculo que plantea cómo el espacio de la maternidad ha estado muy determinado por una visión biologicista y naturalista en la que las mujeres deben sentirse realizadas y sublimadas (obligadas) por tener hijos.
Con la obra ‘La Frutástica y La Tacha’, una parodia de ‘La tostada y La guayaba’ de la trilogía de Pepe El Toro, Ana Francis Mor y Nora Huerta se presentarán el domingo 8 de mayo a las 13:00 horas en la Explanada delegacional de Tlalpan.
Las reinas crean espectáculos de teatro cabaret, un género escénico que por medio de la farsa, la sátira y la parodia, es decir siempre con humor, expone temáticas sociales, políticas o culturales de actualidad.
El teatro cabaret suele percibirse como un conjunto de actos humorísticos que enaltecen la inteligencia. Por ello en ‘La Frutástica y La Tacha’ muestran una sociedad que nos ha hecho creer que tener hijos y enamorarnos es lo único que necesitamos para ser felices. Y no. “Las personas en general somos mucho mas complejas”, aseguran.
“Poco se discute sobre los conflictos de la maternidad, pareciera una batalla perdida en la que las mujeres siempre tenemos que responder, pero al fin y al cabo todo vale la pena porque esto es un milagro divino”.
Con música de Yurief Nieves, esta obra se presentará de manera gratuita a un público que se calcula supere las 800 personas.
En esta ocasión llegarán al escenario de Tlalpan para mostrar cómo el mundo atraviesa una crisis severa respecto a lo que significa ser familia y por tanto lo que representa ser sociedad.
Los hombres están ausentes de la paternidad y las mujeres omnipresentes en la maternidad, dicen. A partir de esto cuestionan si se puede ser mujer feliz sin ser madre, si se puede aceptar públicamente ser una madre frustrada, si podemos construir otro tipo de paternidades y maternidades, más conjuntas y cooperativas, si se puede hablar de esto.

Compartir: