Veganismo, más que “comer pasto”, es un estilo de vida

    De acuerdo con el psicólogo y psicoanalista, Patricio Esteves, perteneciente al movimiento global de protección animal Live 296, los veganos son profesionistas, de clase media y en su mayoría mujeres

    Compartir:

    Se les puede ver en todas partes, en mercados, restaurantes o manifestaciones pacíficas: son los veganos, que a diferencia de los vegetarianos, promueven el consumo de productos y servicios que no fomentan la explotación y el maltrato animal.

    A diferencia de lo que se piensa, la vida vegana no es un movimiento de moda, ni siquiera es actual, data del siglo pasado, en específico de 1944, cuando apareció el término en la publicación inglesa The Vegan Society.

    De acuerdo con el psicólogo y psicoanalista, Patricio Esteves, perteneciente al movimiento global de protección animal Live 296, los veganos son profesionistas, de clase media y en su mayoría mujeres.

    En entrevista, explicó que el veganismo no es sólo el cambio en los hábitos alimenticios, sino una filosofía de vida, en la que los valores éticos y morales de quienes la practican están enfocados en ver a los animales con los mismos derechos que los seres humanos.

    Detalló que el veganismo en el mundo está tomando auge, como en Alemania, cuyo crecimiento en el último año fue de 800 por ciento,

    En México, dijo, las personas están más reacias al cambio y aún hay mucho por hacer, ello, entre otros factores, por la relación emocional de los mexicanos con la comida.

    “El común denominador de un vegano es estar en contra de la opresión”, señaló, por lo que es común ver grupos de personas veganas que apoyan diversos movimientos sociales y de minorías.

    De lo que se trata es de no promover el uso de alimentos, productos o servicios (como circos, zoológicos y acuarios), aunado a la congruencia por el respeto a cualquier manifestación de vida, apuntó.

    En su oportunidad, la nutrióloga especializada en desarrollar planes de alimentación específicos para veganos, Karla Covarrubias, detalló que uno de los principales problemas de quienes adoptan este estilo de vida es que no saben combinar los alimentos, lo que en el largo plazo les puede generar descompensaciones.

    Añadió que existen proteínas y minerales que son específicos de la carne; sin embargo, se pueden sustituir al combinar ciertos vegetales y legumbres, así como la soya, alimento rico en nutrientes.

    “La dieta vegana viene a tomar gran impulso porque cuerpos que están muy enfermos de cardiopatías o del corazón, al quitarles alimentos ricos en colesterol y grasas animales, mejoran su salud notablemente”, resaltó.

    Detalló que los grupos se dividen en veganos o veganos estrictos, que no consumen nada de origen animal, los frutarianos, los lacto vegetarianos, ovo vegetarianos, lacto-ovo vegetarianos, entre otras subdivisiones.

    Todos con el común denominador de mejorar su estado de salud y una conciencia ética en cuanto al cuidado de los animales, explicó.

    De acuerdo con la Medical Dietetic Association, las dietas vegetarianas pueden propiciar un buen estado de salud si están bien estructuradas.

    En cuanto a la creencia de que al llevar una dieta vegana se gasta más dinero, Covarrubias refirió que si se prepara en casa es mucho más barato, debido a que la oferta gastronómica para las personas que eligieron este modo de vida es aún incipiente.

    Entre algunos de los beneficios de llevar una dieta vegetariana son un mayor aporte de fibra, vitaminas y antioxidantes, así como una menor cantidad de grasa y proteínas, aunado a que se previene la obesidad al disminuir el aporte energético.

    En ese sentido, Diego Navarro, blogguero y microempresario explicó que el veganismo, tal como se concibe, no propicia ninguna forma de utilización de productos de origen animal.

    Sin embargo, resaltó la importancia de generar una conciencia de respeto para todas las personas, tanto para quienes llevan un estilo de vida omnívoro, como aquellos que no.

    El también propietario de The Vegan Ville, refirió que al restaurante asisten desde los veganos radicales hasta aquellos que recién inician este estilo de vida, en particular, resaltó a adolescentes interesados en adoptarlo.

    Navarro, con menos de 30 años y quien inició con el veganismo desde hace seis años tras ver un vídeo de maltrato animal, notó la necesidad de difundir información al respecto y generar espacios de convivencia.

    Así nació The Vegan Ville, situado en una enorme casa de la colonia del Valle y que ofrece un catálogo de mil 200 productos, en su mayoría importados, debido a que en el país aún no existe una oferta considerable.

    Explicó que aun cuando no hay discriminación contra los veganos, las personas, sobre todo las de edad más avanzada, no entienden este modo de vida.

    De acuerdo con el primer censo vegano en México, realizado por la organización civil Poli Veganos, desarrollado por la firma Survey Monkey, 77.9 por ciento de los veganos encuestados son mujeres, en tanto que 22.1 por ciento hombres y la edad predominante osciló entre los 21 y 39 años, con 41.3 por ciento.

    El estudio, que consideró la opinión de alrededor de tres mil personas veganas en el país, revela que en México, 41.6 por ciento de los veganos está concentrado en la región centro-sur, principalmente en la Ciudad de México con 27.8 por ciento.

    Compartir: