Relacionan obesidad y diabetes con apnea del sueño

    Este trastorno puede ocasionar también deterioro cognoscitivo en adultos mayores y déficit de atención e hiperactividad en niños

    Compartir:

    El ronquido, el sueño fragmentado y poco reparador, el dolor de cabeza al despertar, las alteraciones en la memoria y la somnolencia diurna, son parte de la apnea del sueño, la cual puede causar obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares y hasta cáncer.

    La apnea, forma parte de los más de 80 trastornos del sueño que se conocen.

    Este trastorno puede ocasionar también deterioro cognoscitivo en adultos mayores y déficit de atención e hiperactividad en niños.

    Afecta a dos por ciento de las mujeres y a cuatro por ciento de los hombres en México, y ocurre cuando al dormir la faringe se convierte en un tubo flexible que colapsa debido a la presión negativa que se produce al inspirar aire.

    Existen dos tipos de apnea, la obstructiva cuando cesa la respiración por 10 segundos o más en reposo y el cuerpo realiza un esfuerzo respiratorio, y la central donde el cerebro no manda la orden a los músculos respiratorios para llevar a cabo su función.

    Por otra parte, el insomnio y la privación del sueño, si bien no son trastornos del sueño, si son factores de riesgo para la salud.

    El insomnio puede ser, entre otros factores, consecuencia de enfermedades como la depresión y la ansiedad, por lo que esta ausencia de sueño debe ser detectada y diagnosticada oportunamente por un especialista.

    En cuanto a la privación del sueño, los cambios en los estilos de vida de la sociedad y las exigencias de largos traslados o múltiples actividades han afectado las horas de sueño de la gente.

    Los adultos deben dormir entre siete y nueve horas, mientras que los niños en edad escolar, deben hacerlo entre nueve y 11 horas.

    Compartir: