Prolactina, hormona clave para la implantación del embrión en el útero

    Esta hormona es producida por la glándula pituitaria, y la secreción está controlada por la dopamina causada en el hipotálamo del cerebro, de manera que cuando se libera más dopamina se secreta menos prolactina y viceversa

    Compartir:

    Aunque la infertilidad tanto femenina como masculina es multifactorial, el exceso en la producción y secreción de la hormona prolactina (PRL) está ligado a este padecimiento.

    Esta hormona es producida por la glándula pituitaria, y la secreción está controlada por la dopamina causada en el hipotálamo del cerebro, de manera que cuando se libera más dopamina se secreta menos prolactina y viceversa.


    Se denomina hiperprolactinemia cuando los niveles de prolactina en la sangre están elevados. En las mujeres, los valores normales están por debajo de 25ng/ml y en hombre es menos de 17ng/ml, indicó la doctora, Francy Altuve Castellano.

    En este sentido, la especialista adscrita a INGENES, explicó que existen dos tipos de hiperprolactinemias, orgánica y funcional, cuyas manifestaciones clínicas son específicas de género, en ambos sexos está asociada al hipogonadismo e hipogonadotrófico.

    Las mujeres, dijo, pueden presentar oligomenorrea (ciclos menstruales largos) y amenorrea (ausencia de menstruación), así como ciclos anovulatorios, durante la cual, los ovarios no pueden soltar un óvulo, galactorrea (secreción láctea por el pezón) e infertilidad.

    En los hombres, la hiperprolactinemia se manifiesta a través de impotencia y pérdida de líbido, ginecomastía y galactorrea (debido a acción mamotrófica de la PRL) e infertilidad.

    Altuve Castellano apuntó que la gente con hiperprolactinemia presenta un incremento de la masa grasa y reducción de la masa magra. Este último hallazgo está ligado a la incidencia de osteoporosis y osteopenia, debido a hipogonadismo secundario.

    Indicó que la hiperprolactinemia, en varios casos, ha sido reportada como responsable entre 7 y 20 por ciento de infertilidad femenina.

    Inclusive cuando las menstruaciones son normales, la fase lútea es muy importante, pues en el ciclo femenino ésta debe encontrarse en nivel normal para que se propicie la implantación del embrión y la maduración del embarazo.

    Por ello, uno de los objetivos de INGENES es ofrecer al paciente un diagnóstico preciso y el tratamiento adecuado que necesita.

    Compartir:
    Comentario anónimo
    Comentar vía Facebook

    is loading comments...