Por primera vez una mujer transgénero logra amamantar a su bebé

    La mujer, de 30 años, se acercó al equipo médico de Mount Sinai para expresar su interés en amamantar al bebé que esperaba su pareja, ya que ésta no quería hacerlo

    Compartir:

    Gracias a una terapia experimental con fármacos, una mujer transgénero ha sido capaz de amamantar a su bebé recién nacido durante seis semanas, con lo que se convirtió en el primer caso en su tipo a nivel mundial, informó el equipo médico que la trató.

    El inédito caso, documentado en la revista Transgender Health -publicación del grupo británico The Lancet-, se registró en la ciudad de Nueva York y representa una esperanza para todas aquellas mujeres transgénero interesadas en la lactancia.

    A través de los años, las mujeres transgénero han utilizado varios tratamientos para inducir la lactancia, con resultados mixtos, pero una nueva técnica desarrollada por Tamar Reisman y Zil Goldstein, en el Centro de Medicina y Cirugía Transexual Mount Sinai, ha marcado la diferencia.

    La mujer, de 30 años, se acercó al equipo médico de Mount Sinai para expresar su interés en amamantar al bebé que esperaba su pareja, ya que ésta no quería hacerlo.

    La paciente había tomado tratamientos con hormonas femeninas (espironolactona, progesterona y un tipo de estrógeno) en los últimos seis años para desarrollar senos, pero sin haber recibido cirugías de afirmación de género, como aumento de busto, orquiectomía (extirpación de los testículos) o vaginoplastia.

    Tras conocer su interés, los médicos la sometieron a un tratamiento que duró tres meses y medio con hormonas, un medicamento contra las náuseas y un extractor de leche para estimular la producción de leche, con lo cual pudo producir alrededor de ocho onzas (227 gramos) de leche por día.

    Esa cantidad es inferior al promedio, pero suficiente para mantener a un recién nacido. Con el tratamiento, el bebé fue alimentado exclusivamente con leche de su madre transgénero durante sus primeras seis semanas de vida.

    La terapia, que comenzó al final del segundo trimestre del embarazo de su pareja, consistió en administrar hormonas para imitar los altos niveles observados durante la gestación, el uso de una droga antináuseas llamada domperidona, estimulación mamaria y la posterior reducción de hormonas para simular el parto.

    La domperidona aumenta los niveles de prolactina (hormona que estimula la producción de leche después del parto) y el volumen de leche, pero debió ser traída de Canadá, ya que no está disponible en Estados Unidos porque se considera que conlleva riesgos para la salud cardiaca.

    Dicho medicamento se usa ampliamente en Canadá para aumentar la producción de leche entre las madres que amamantan, sin que las autoridades tengan documentados casos de afectaciones entre las mujeres jóvenes.

    Durante los seis meses en los que la mujer transgénero amamantó al bebé, el pediatra informó que el crecimiento, la alimentación y los hábitos intestinales del niño eran apropiados desde el punto de vista de su desarrollo. En la actualidad, el menor se acerca a los seis meses de edad y se encuentra en perfecto estado.

    “Todavía es pronto para que este tratamiento se generalice, claramente aún hay mucho que aprender y perfeccionar, pero de todos modos es un desarrollo alentador”, afirmó el equipo médico de Mount Sinai.

    Compartir:
    Comentario anónimo
    Comentar vía Facebook

    is loading comments...