Niños más independientes pero con dificultad para interactuar académica

    Los infantes están viviendo otro momento con la nueva tecnología, lo que provoca ventajas para desarrollar habilidades, pero al mismo tiempo el contacto entre padres e hijos es menor, señaló la académica de la Facultad de Psicología

    Compartir:

    Para la investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM ), Carime Hagg Hagg, los niños en la actualidad son más independientes y aprenden a tomar decisiones con mayor rapidez que sus padres cuando eran pequeños.

    Los infantes están viviendo otro momento con la nueva tecnología, lo que provoca ventajas para desarrollar habilidades, pero al mismo tiempo el contacto entre padres e hijos es menor, señaló la académica de la Facultad de Psicología

    En el presente los aparatos electrónicos son utilizados como las “nuevas nanas”, consideró Hagg Hagg, lo que no es recomendable ya que los hijos tienden a aislarse y se deja de lado el impulso de otras capacidades.

    Las tecnologías y el distanciamiento de los padres provocan que los chicos aprendan a resolver problemas por ellos mismos, lo que da autonomía, situación que puede ser benéfica, sin embargo, les dificulta la interacción personal, lo cual implica problemas para cumplir reglas.

    A propósito del Día del Niño, que se celebra el 30 de abril, la especialista afirmó que el mejor método en la infancia, que es la principal etapa de aprendizaje, es la prueba-error, combinado con las tristezas, alegrías y convivencia social para su desarrollo.

    Hagg recomendó no sobrecargar con exigencias a los niños, ya que se les impulsa a ganar medallas, practicar uno o varios deportes y disciplinas e inmiscuirse en actividades artísticas, entre muchas otras.

    En México hay 39.2 millones de niños y adolescentes de cero a 17 años, que representan 32.8 por ciento de la población general, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

    De acuerdo con un comunicado de la UNAM, las condiciones económicas familiares obligan a ambos padres a salir a trabajar, la vida de sus hijos gira en torno a la escuela, donde comen, interactúan, toman talleres y aprenden otras habilidades.

    Lo que rompe con una rutina familiar que establece hábitos y responsabilidades, y eso a futuro los convertirá en adultos con dificultades para interactuar, trabajar en equipo o tener un espacio laboral adecuado y compartirlo; además, tenderán a ser más tiranos.

    Incluso la situación social obliga a tener solo un hijo, por lo que no comprenden las normas de convivencia, “por ejemplo, los juegos de memoria o de mesa no son su fuerte, aunque son sencillos y lúdicos, porque deben aceptar que hay otros jugadores y deben esperar su turno”, añadió la catedrática.

    Los padres, subrayó, deben considerar que la atención que se les brinde será clave para que aprovechen lo mejor del mundo moderno, sin dejar de sentirse amados.

    Compartir:
    Comentario anónimo
    Comentar vía Facebook

    is loading comments...