Última actualización: hace 2 horas

El Tracoma es la primera causa infecciosa de ceguera

El lavado frecuente de manos con agua y jabón, así como procurar en entorno limpio y evitar compartir toallas, constituyen herramientas que consiguen evitar el contagio de esta enfermedad

por el

imagen1

Catalogada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la primera causa infecciosa de ceguera, el tracoma es una enfermedad infecciosa en cuya diseminación la falta de higiene y la pobreza extrema juegan un papel fundamental, afirmó el oftalmólogo Adrián Beltrán Martínez.

El especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, explicó que se trata de una enfermedad infecto-contagiosa, provocada por una bacteria (Chlamydia trachomatis) que prolifera en ambientes de hacinamiento y suciedad extremos, donde las moscas fácilmente la esparcen.

Destacó que la falta de higiene básica como el lavado de manos frecuente con agua y jabón, así como tallarse los ojos, compartir toallas y "hasta pañuelos desechables", hacen más fácil el contagio del tracoma, cuyos síntomas incluyen sensación de cuerpo extraño en el ojo, enrojecimiento del mismo y lagrimeo.

Agregó que un síntoma muy característico del tracoma, es la modificación del tejido interno del párpado que se vuelve áspero, acartonado e incluso con algunas áreas blanquecinas.

Manifestó que en casos severos, esto puede producir la contracción de esta estructura haciendo que las pestañas se inviertan y vayan hacia adentro del ojo, irritando la córnea.

Indicó que este roce continuo de las pestañas, sumado al ya de por sí ojo irritado por efecto de la bacteria, facilitan que la capacidad visual se disminuya y, de no tratarse, la pérdida será definitiva.

Respecto al tratamiento, detalló que consiste en la administración de antibióticos muy similares a la eritromicina, los cuales en un lapso de seis a siete días, dan resultados; a la par, el paciente debe aplicarse gotas para lubricación de sus ojos.

Beltrán Martínez hizo énfasis en el sentido de que el tracoma, como el resto de las enfermedades infecto-contagiosas puede evitarse y en este caso, la prevención está literalmente al alcance de la mano.

El lavado frecuente de manos con agua y jabón, así como procurar en entorno limpio y evitar compartir toallas, constituyen herramientas que consiguen evitar el contagio de esta enfermedad.

Insistió en que si esta enfermedad no es tratada en forma oportuna y adecuada, puede derivar en pérdida definitiva de la visión, siendo los más vulnerables los extremos de la vida, es decir, niños menores de cinco años y adultos mayores.

No hay comentarios. Los comentarios están cerrados