Heridas en piel dejan “recuerdos” genéticos que aceleran recuperación

    El primer evento de inflamación hace que las células se sensibilicen, de esta forma, la próxima vez que la piel sienta el mismo efecto responderá con mayor prontitud

    Compartir:

    Científicos de la Universidad Rockefeller, en Nueva York, descubrieron que las heridas cutáneas o inflamatorias producen “recuerdos” a largo plazo en las células madre de la piel, lo cual permite curar de manera más rápida futuras lesiones.

    De acuerdo con los investigadores, el primer evento de inflamación hace que las células se sensibilicen, de esta forma, la próxima vez que la piel sienta el mismo efecto responderá con mayor prontitud.

    El hallazgo constituye la primera evidencia de que la piel puede formar “recuerdos” ante una inflamación, publicó la revista de divulgación del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

    “Al mejorar la capacidad de respuesta ante la inflamación, estos recuerdos ayudan a que la piel mantenga su integridad, una característica que es beneficiosa para sanar heridas después de una lesión”, explicó líder del estudio, Elaine Fuchs.

    Sin embargo, la investigadora principal advirtió que ese tipo de “recuerdo” podría tener efectos nocivos, como ayudar a una recaída de desórdenes inflamatorios, como psoriasis, afección en la que las células de la piel se acumulan para formar escamas y manchas secas que causan comezón.

    Los expertos centraron su investigación partiendo de la premisa de que el sistema inmunológico mantiene el recuerdo de la inflamación para poder responder rápido a infecciones recurrentes.

    Por lo anterior, los especialistas se plantearon que podría haber otros tipos de células que recordaran procesos inflamatorios de una manera similar, así centraron el proyecto en la piel, ya que es la barrera protectora del cuerpo humano y afronta frecuentes agresiones.

    Los investigadores realizaron experimentos con ratones, cuyos resultados arrojaron que las heridas cicatrizaban dos veces más rápido en la piel que ya habían tenido inflamación que en las que nunca habían sufrido daños.

    Los científicos coincidieron que el hallazgo puede ser relevante para los trastornos inflamatorios que afectan a otras partes del cuerpo, como revestimientos del intestino.

    Compartir:
    Comentario anónimo
    Comentar vía Facebook

    is loading comments...