Emplazan a Peñafiel a responder sobre nivel de arsénico en sus productos

    Compartir:

    El titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Ricardo Sheffield Padilla, informó que este lunes concluye el plazo para que la empresa Keurig Dr Pepper, dueña del agua mineral Peñafiel, responda al requerimiento que se le hizo en torno a los niveles de arsénico que contiene su producto, de lo contrario se haría acreedora a una multa.

    Ello, después de que la organización Consumer Reports expusiera en una investigación que este producto fabricado en México sobrepasa los niveles de arsénico.

    “Nosotros le estamos realizando pruebas no sólo al agua mineral sino también a las que están saborizadas y el día de mañana tenemos los resultados de las pruebas con referencia al arsénico”, señaló.

    Durante la rueda de prensa que ofreció esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo que la Profeco hizo una petición formal, “legal, conforme a derecho a la empresa y no hemos tenido respuesta”.

    Entonces, continuó, “tienen hasta el día de hoy para presentar su respuesta en Profeco. Vamos a ver también cómo responde la empresa que es muy diferente a que haya salido a dar una explicación al consumidor general. Este es un requerimiento formal que se le hizo de parte de la Profeco y debe responderlo, si no se hace acreedor a multa”.

    Detallo que Peñafiel precisó que “efectivamente, lotes detectados en Estados Unidos estaban por arriba del margen, ligeramente por arriba del margen permitido de arsénico y que estaba deteniendo la producción en dos de sus plantas del agua mineral, tienen varios productos en el mercado”.

    Antes sobre las verificaciones a las gasolinas, precisó que en los primeros cuatro meses de los que va en la actual administración se han registrado amenazas, intimidaciones con armas de fuego e incluso “levantones” a personal de Profeco encargado de ese fin, como en el caso de las ubicadas en Tamaulipas.

    “En Tamaulipas he tenido dos incidentes, ese y un verificador hace dos meses que me lo llevaron a pasear cuatro horas. Son verificadores que llegan, muchas veces, ni siquiera en vehículos oficiales, se mueven en transporte público, armados de valor”, comentó.

    Sheffield Padilla aclaró que al principio sólo se verificaban las gasolineras en las que se reciben denuncias o quejas de los consumidores, pero que ahora se hará un sorteo en 125 de las 12 mil gasolineras en operación (dado que 500 más no están en servicio) ubicadas en el país.

    Indicó que, con base en las verificaciones, se detectó que 11 por ciento de las gasolineras no da litros de a litro y dijo que no en todas roban, aunque ya sea “vox populi” esta afirmación.

    El margen promedio de “robo” es de casi 11 por ciento, se roban 100 mililitros. “Los que no roban dan litro de a litro. Entre los que roban lo normal es 11 por ciento, en promedio, se roba 100 mililitros por litro”. Comentó sin embargo que no se cuenta con el monto de las ganancias.

    Aclaró que la verificación de las bombas se realiza, en promedio, en tres horas, “si no da litros de a litro esa bomba se inmoviliza, y así nos vamos. Puede haber una gasolinera que tenga una bomba inmovilizada y siete operando. Puede haber una que inmovilicemos todas, donde de facto estamos cerrando la gasolinera”.

    Compartir:
    Comentario anónimo
    Comentar vía Facebook

    is loading comments...