¡Cuidado con el sol!

    Melanoma, el cáncer de piel más agresivo

    Compartir:

    El melanoma es el cáncer de piel más agresivo que se conoce, es frecuente entre la población de 18 a 30 años y si no se diagnostica a tiempo se extiende fácilmente a otras partes del cuerpo. Puede tener su origen en factores genéticos y ambientales.

    El melanoma es un tumor que se origina en los melanocitos, las células que se encargan de reproducir melanina, un pigmento de la piel, ojos y pelo, cuya principal función es la de bloquear los rayos ultravioleta solares, para evitar daño a otras células.

    De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se reportan más de 130 mil nuevos casos en todo el mundo y mueren aproximadamente 66 mil personas por causa de éste y otros tipos de cáncer de piel.

    Se sabe que existen cuatro distintos tipos de melanoma (superficial, léntigo maligno, acral y nodular) y pueden ser leve, medio o severo en cuanto a su gravedad.

    El superficial es el más común, representa entre 70 y 80 por ciento de los melanomas y es el más frecuente en personas de raza blanca.

    Cuidar la evolución de lunares que pueden convertirse en melanoma es muy fácil de realizar, pues basta con observar la asimetría, los bordes, el color, el diámetro y la evolución de los lunares en la piel.

    Un lunar benigno tiene bordes y un diámetro definido, no cambia de color y por lo regular no cambia de tamaño.

    Cuando los bordes no son parejos, el color es distinto en algunas zonas, el tamaño cambia e incluso hay escamas, es necesario acudir de inmediato al dermatólogo para que, en caso de sospecha de melanoma, se le canalice con un oncólogo.

    El 23 de mayo es el día internacional del melanoma.

    Se advierte que la exposición al sol por tiempo más prolongado es una de las causas de que este tipo de tumores vaya en aumento, por lo cual es importante usar protector solar, incluso en interiores y días nublados.

    En personas en edades entre 18 y 30 años de edad, el melanoma es uno de los tumores más frecuentes porque ahora se exponen más al sol y los rayos ultravioletas queman la piel y dañan las células y también están las camas solares que causan tanto daño como los rayos ultravioletas.

    El diagnostico confirmatorio se realiza mediante una biopsia del tumor y el tratamiento en las primeras etapas es la cirugía; cuando ya está más avanzado hay que recurrir también a la radioterapia y en ocasiones a la quimioterapia y si se logra la remisión del cáncer se ofrece inmunoterapia para los siguientes cinco años.

    Cuando se encuentra en fase IV y la enfermedad se ha extendido a otros órganos, la inmunoterapia o terapia blanca que ataca únicamente a las células cancerosas es la mejor opción, pero el problema es que por el costo de estos fármacos innovadores no todas las personas tienen acceso.

    Aproximadamente 90 por ciento de los casos de melanoma se diagnostican en etapas tempranas, lo que permite una mayor sobrevida de los pacientes.

    En la actualidad  se trabaja en el desarrollo de una vacuna terapéutica contra el cáncer de piel.

    Compartir: