Cena de noche mexicana con opciones light

    Recomendables pequeñas variaciones en sus componentes para hacerla compatible con una dieta balanceada

    Compartir:

    La cena de la noche mexicana puede llevar a ganar peso por la variedad de platillos y su contenido de grasas y calorías, por lo que es recomendable hacer pequeñas variaciones en los componentes de los alimentos para hacerla compatible con una dieta balanceada.

    Así lo señala la nutrióloga Ady Shabot, quien puso como ejemplo la preparación del clásico pozole.

    En ese tenor, explicó que se puede cocinar con pollo, en lugar de carne de cerdo, que tiene más grasa, sodio y colesterol, sin sumarle las calorías del chicharrón y la crema, y acompañarlo sólo con rábano, cebolla y lechuga.

    Si se van a ofrecer aguas frescas, de jamaica, horchata y tamarindo, hay que prepararlas en casa y con algún edulcorante sin calorías, evitando los jarabes de sabor, dijo.

    Indicó que las tostadas, el mole y los chiles en nogada son tres de los platillos preferidos por las familias mexicanas para celebrar estas fiestas; para su preparación se pueden elegir versiones ligth, ya que las tostadas pueden ser horneadas, y no fritas, de preferencia de nopal, mientras que la crema puede ser baja en grasas para cuidar el peso y la salud.

    Finalmente, planteó que si la comida se acompaña con bebidas alcohólicas se recomienda el tequila y el mezcal, que tienen menos calorías, intercalar un vaso de agua natural por cada copa, y si se opta por bebidas mezcladas, se debe preferir refrescos sin azúcar.

    Compartir:
    Comentario anónimo
    Comentar vía Facebook

    is loading comments...