Carnes rojas detonantes de cáncer en pulmón, colon y próstata

    Compartir:

    La alta ingesta de carnes rojas y el hábito del tabaco son factores asociados al desarrollo de cáncer en pulmón, colon y próstata, por lo que se recomienda a la población en general, sobre todo a los varones, reducir, e incluso, evitar el consumo de estos productos.

    El médico de la Jefatura de Prestaciones Médicas del IMSS en Jalisco, José Luis Canales Muñoz, informó que la gran cantidad de sustancias tóxicas presentes en el cigarro, lo mismo que aquellas que se generan en la carne durante su preparación o conservación, pueden provocar un crecimiento celular anormal en los órganos ya descritos.

    Si bien es cierto que estas patologías tienen un componente hereditario, refirió, son cada vez más frecuentes los casos en los que las personas son diagnosticadas con cáncer por primera vez dentro de su círculo familiar.

    Añadió que durante su revisión el médico encuentra adicción al tabaco o un consumo indiscriminado de carnes rojas una o varias veces por día, por lo que consideró necesario mejorar en este y en otros sentidos el estilo de vida.

    “También es necesario balancear la alimentación e incluir verduras, frutas y proteínas de origen vegetal, así como evitar enlatados y embutidos (por los conservadores añadidos) y aquellos que contengan azúcares refinados”, como los refrescos. En este sentido, consideró al agua simple como la mejor opción para hidratarse sanamente.

    Tan sólo en 2015, el IMSS en Jalisco registró 116 decesos por tumor pulmonar, de los cuales 84 correspondieron a varones, mientras que de 105 fallecimientos por cáncer de colon, 67 fueron del sexo masculino. En el mismo año, 111 derechohabientes fallecieron por cáncer de próstata.

    Canales Muñoz dijo que por cuestiones pudor, y muchas veces por falta de información, los hombres son quienes menos se acercan a buscar servicios de salud, lo cual resulta aún más preocupante en lo que respecta al cáncer de próstata.

    “Muchos temen el tacto rectal, procedimiento en realidad rápido, sencillo e indoloro, útil para diagnosticar la enfermedad en la primera fase”, afirmó.

    Aunque síntomas como la insuficiencia respiratoria, la tos persistente, el dolor en el pecho, dolor abdominal, sangre en las heces o cualquier anomalía al orinar puedan parecer leves, lo mejor es acudir a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) correspondiente para recibir atención médica.

    Compartir: