Advierten que trastornos alimenticios aumentan en mujeres embarazadas

    El experto del INGENES relató que los trastornos alimenticios siempre han formado parte de la humanidad y, aunque han sido descritos desde el siglo XVII, registran un auge exponencial a partir del siglo XIX.

    Compartir:

    La anorexia, uno de los trastornos alimenticios más comunes, se presenta principalmente la juventud y en mujeres embarazada se presenta en una de cada 20 mujeres, advirtió el especialista en ginecología y obstetricia, Alfonso Martínez.

    El experto del INGENES relató que los trastornos alimenticios siempre han formado parte de la humanidad y, aunque han sido descritos desde el siglo XVII, registran un auge exponencial a partir del siglo XIX.

    Uno de los más conocidos es la anorexia, la cual consiste en la pérdida de peso en relación con su edad y estatura, debido a la reducción de la ingesta de alimentos. No tiene que ver con la falta de apetito, sino con una resistencia a comer, motivada por la preocupación excesiva por no subir de peso o por reducirlo.

    Existen dos tipos de anorexia: restrictivo, pierden peso por medio de dietas, ayunos o ejercicio excesivo; mientras que el compulsivo-purgativo, es que recurren regularmente a medidas purgatorias como inducción al vómito, uso de laxantes, diuréticos y enemas.

    En general la anorexia afecta del 0.5 al 1.5 por ciento de la población, y repercute principalmente la juventud, siendo las mujeres adolescentes de raza blanca menores de 25 años las más vulnerables.

    Alfonso Martínez explicó que este trastorno se principalmente en países desarrollados, en zonas urbanas y en estratos socioeconómicos altos, aunque cada vez abarca más regiones, países y sectores sociales.

    Destacó que pensando en el embarazo, según estudios epidemiológicos, uno de cada 20 mujeres que esperan un bebé padece de este trastorno, lo que provoca diversos problemas de salud en su hijo.

    Entre ellos mencionó crecimiento fetal lento, recién nacidos de bajo peso, aumento de muerte perinatal, alteraciones del desarrollo cognitivo, problemas emocionales o de comportamiento, falta de atención y problemas de conducta.

    El especialista explicó que los trastornos alimenticios pueden afectar la fertilidad, debido a que las mujeres pueden presentar amenorrea hipotalámica funcional (ausencia de la menstruación por más de tres meses), entre otros.

    También se refirió a que en adolescentes ocasiona falta de crecimiento de los senos, y en los varones, los genitales no se desarrollan y hay pérdida del interés y de la potencia sexual. Además, enfatizó, a largo plazo aumenta la morbilidad cardiaca de tres a siete veces más y desmineralización ósea.

    El tratamiento idóneo para este trastorno se basa en restablecer el equilibrio energético y peso, así como un tratamiento farmacológico para garantizar las cantidades necesarias de calcio, por ejemplo.

    Comentó que en INGENES existe una Unidad de Salud Emocional (SEI) que ayuda a las familias a resolver este tipo de problemas de salud y quieren ser padres, al contar con nutriólogos y un grupo de diversos especialistas que acompañan a los pacientes durante su tratamiento de Reproducción Asistida.

    Compartir:
    Comentario anónimo
    Comentar vía Facebook

    is loading comments...