NASA muestra nuevos resultados de la misión Galileo

El resultado es debido a un explosivo evento magnético que ocurre entre los dos ambientes magnéticos de los cuerpos, destaca la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés)

Compartir:

A 15 años de haber culminado la misión Galileo, la NASA reveló que partículas de la superficie helada de la luna de Júpiter, Ganímedes, son efecto de la lluvia de plasma entrante y fuertes flujos de este empujados entre ambos.

El resultado es debido a un explosivo evento magnético que ocurre entre los dos ambientes magnéticos de los cuerpos, destaca la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

Los científicos consideran que estas observaciones, podrían ser clave para descubrir los secretos de la luna, como el por qué las auroras de este satélite son tan brillantes.

“Ahora volvemos más de 20 años después para echar un vistazo a algunos de los datos que nunca se publicaron y terminar la historia”, destaca el autor principal de un artículo sobre la magnetosfera de Ganímedes, Glyn Collinson.

De acuerdo con la agencia espacial estadunidense, poco después de llegar al planeta “rojo”, Galileo descubrió que Ganímedes tenía su propio campo magnético, lo cual sorprendió a los científicos.

Los nuevos resultados, publicados en la revista Geophysical Research Letters, revelan detalles interesantes sobre la estructura única de la magnetosfera.

De manera común, las magnetosferas se forman por la presión de partículas de viento solar supersónicas que fluyen a través de ellas.

Sin embargo, en Ganímedes el plasma que se mueve con relativa lentitud alrededor de Júpiter, esculpe la magnetosfera de la luna en una forma larga de cuerno que se extiende por delante de la luna en la dirección de su órbita.

El nuevo análisis de los datos de Galileo mostró que el plasma se desprendía de la superficie helada de la luna generado por la lluvia de plasma entrante.

“Estas partículas salen volando de las regiones polares, y pueden decirnos algo sobre la atmósfera de Ganímedes, que es muy delgada. También puede decirnos cómo se forman las auroras en la luna”, dijo el coautor del estudio, Bill Paterson.

Al igual que la Tierra, Ganímedes tiene auroras, pero a diferencia del planeta “azul”, las partículas que causan estos fenómenos de luminosos en los polos norte y sur, del satélite provienen del plasma que rodea a Júpiter, no del viento solar.

El satélite observó fuertes flujos de plasma empujados entre Júpiter y Ganímedes debido a un evento de reconexión magnética que se produce entre las dos magnetosferas.

Los científicos consideran que esta bomba de plasma es responsable de hacer que las auroras de Ganímedes sean inusualmente brillantes.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...