Encuentran restos de mamuts en Tultepec

El hallazgo, a 10 kilómetros de donde se construye el aeropuerto civil de Santa Lucía, sería de más de 10 mamíferos

Compartir:

TULTEPEC.- El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) dio a conocer que tras nueve meses de excavaciones lograron recuperar, en este municipio mexiquense, más de 800 huesos de mamuts, los cuales corresponden a 14 mamíferos.

El descubrimiento, mismo que se dio a conocer en el Museo del Mamut, ocurrió, el pasado 28 de enero, en la Comunidad San Antonio Xahuento, a 10 kilómetros de donde se construye el aeropuerto de Santa Lucía y donde se realizaba una excavación para la construcción de un relleno sanitario.

El equipo de la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH calificó el hallazgo como “un contexto inédito de cacería y destazamiento de mamuts que refiere el aprovechamiento del medio y la organización social alcanzados por los primeros pobladores de la Cuenca de México hace aproximadamente 15 mil años”.

El arqueólogo Luís Córdoba Barradas informó, además, que en el sitio se encontraron dos trampas de mamut consideradas como las primeras en el mundo.

“Los cazadores recolectores debieron excavar grandes fosas para utilizarlas como trampas; debieron de tener 25 metros de diámetro y 1.70 de profundidad; por los datos de la excavación, y los datos sobre otros restos localizados en la zona, se puede pensar que los cazadores recolectores excavaron una o varias líneas de trampa”, apuntó.

Agregó que las trampas se consideran únicas porque no se habían encontrado en México, mientras en el mundo es poco común hablar de ellas; “siempre se pensó que los arrimaban a los animales a que cayeran en pantanos, en barrancas, es decir, trampas naturales, pero aquí son excavadas específicamente”, indicó.

Córdoba Barradas destacó que se ha buscado bibliografía sobre la existencia de las trampas en el mundo, hechas por las bandas de cazadores, pero no se han encontrado.

Agregó que en la zona —conocida como “Tultepec 2″— podría haber otras tres trampas, las cuales pueden explorarse con nuevos trabajos de investigación.

El arqueólogo acotó que nunca se había encontrado una gran cantidad de huesos de mamut en un único sitio; “hay la referencia de Tocuila, cerca de Texcoco; ahí encontraron huesos de muchos animales; ahí encontraron restos de cinco mamuts, pero aquí estamos hablando de 800 huesos de mamut; ese es un dato de lo más relevante para el caso de México”.

 

HALLAZGO ÚNICO

Señaló que de los pocos huesos que no son de mamut; dos son vértebras y una mandíbula de camello y una muela de camello, además de unos huesos de aves. Hay evidencias de que los cazadores desarmaban por completo a los mamuts, mientras que a otros los destazaban por secciones anatómicas, enfatizó.

Otro hallazgo importante, comentó el experto, es la marca que tiene un cráneo y que habla del ataque con lanza por parte de los cazadores recolectores: “tiene poco más de 15 centímetros de largo, es un canal donde se ve que el arma pegó de frente y resbaló, no se clavó en el hueso”.

Detalló que este dato es importante porque, de acuerdo a las teorías que había o hay sobre la posibilidad de que los cazadores atacaran directamente a los mamuts, ésta es una prueba de que sí había ataque directo.

Todo el conjunto de datos, estratigráficos, vulcanológicos y los restos en sí recolectados a lo largo de la excavación, son indicios inequívocos de una presencia humana hace aproximadamente 14 mil 700 años en la Cuenca de México, señaló arqueólogo Luís Córdoba.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...