Compleja y multifactorial industria del reciclaje

Eduardo Martínez, presidente de la sección del ramo de la ANIPAC, la desmenuza para IMPACTO

Compartir:

Posterior al Quinto Foro de Recicladores para la Economía Circular organizado por la Asociación Nacional de Industrias del Plástico A. C. (ANIPAC), Eduardo Martínez, presidente de la sección de recicladores de la organización, señaló, en entrevista para IMPACTO, que el principal objetivo del encuentro en referencia, y de anteriores, es el tema formativo e informativo para la industria del reciclaje.
“El reciclaje es un proceso muy complicado que tiene muchas variantes y, aparentemente, pudiera ser sencillo, pero la gente lo hace tan coloquialmente que no se da cuenta de lo complejo que es, y por no conocer y no estar informados, la cantidad de empresas que quiebran en la industria del reciclaje es muy grande, por eso la necesidad que vimos nosotros de poder capacitar y darle información actualizada a la gente de la industria para que estén preparados porque son entornos muy cambiantes.
“Empresas entran y salen en menos de un año.
“Específicamente, en este foro se está haciendo un enfoque principal de lo que tiene que hacer la industria del reciclaje dentro de la economía circular”, puntualizó Martínez.
– ¿Qué es la economía circular?
“Estamos hablando de que, históricamente, la humanidad consume un bien; consume un bien, usa y tira; en el mejor de los casos, algunas partes se reciclan. La idea es salirnos de este consumo lineal que tenemos y tratar de reutilizarlo lo más posible.
“Hay que diseñar los productos para que se pueda reutilizar, se reduzca el uso y, entonces, ya lo que usamos y tenemos manera de reutilizarlo lo estamos metiendo, nuevamente, en el ciclo, evitando que se genere desperdicio”.
– ¿Prohibición igual a solución?
“El plástico es un material como hay muchos otros; el enfoque debe, más bien, ser sobre el tipo de uso del producto, es decir, no hablar sobre bolsas de plástico o desechables de plástico, sino sobre bolsas y desechables en general.
“Es lo que muchas veces no se dan cuenta; ves bolsas tiradas, pues sí, pero toda la basura va contenida en bolsas de plástico; qué pasa si no tienes bolsas de plástico, pues la basura estaría tirada o arrumbada; cómo la transportas; la bolsa de plástico cumple un fin. Tú prohíbes algo y generas un impacto de otra manera; en este caso la bolsa de plástico, van a generar impactos que no sabemos todavía cuáles van a ser, pero seguramente van a hacer más uso tal vez de papel; quiere decir que vas a tirar más árboles, a usar más agua.
“El problema no es el plástico; el problema es el uso; generalmente se enfoca en lo que cierto sector de la sociedad hace, como puede ser en países como en Europa, donde la mayoría de la gente es clase media, tienen usos y costumbres diferentes; aquí, lo que llamamos desechable lo reutilizan, entonces, estamos importando de Europa medidas que no aplican del todo a México; habría que ver qué es lo que realmente necesita nuestra sociedad y, en base a eso, aplicar las medidas, no aplicarlas de tajo.
“Específicamente, en el cambio a la Ley de Residuos Sólidos de la CDMX, lo vamos a sustituir por productos que generan mayor impacto ambiental, pero que tienen la apariencia de ser mejores, entonces, realmente no estamos solucionando; estamos generando un problema mayor”, mencionó.

OPORTUNIDADES DE CRECIMIENTO CON ECONOMÍA CIRCULAR
“Uno de los aspectos principales es que todos somos ecologistas mientras no nos pegue en el bolsillo; si yo estoy dispuesto a pagar más por un producto que representa un menor impacto ambiental, entonces, la economía circular va a funcionar.
“El problema es que la sensación social es que todo lo que es reciclado tiene que ser barato.
“Reiterar que quien toma, realmente, la decisión en esto de la economía circular no es ni el gobierno ni la industria, ni las organizaciones sociales; somos cada uno de nosotros en nuestra manera de vivir”, concluyó Martínez.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...