Advierten sobre riesgos de hackeo en dispositivos con función cerebral

La vulnerabilidad de los IPGs se debe a que la conexión entre estos dispositivos con los smartphones y tabletas es por vía bluetooth, lo que abre un escenario que los ciberdelincuentes pueden aprovechar con facilidad

Compartir:

Los científicos que investigan el funcionamiento del cerebro están explorando el uso de implantes tecnológicos que ayuden a mejorar la memoria de las personas, pero estos aditamentos podrían ser hackeados pues ya existe la tecnología capaz de hacerlo.

La empresa Kaspersky Lab mencionó que existen vulnerabilidades en el software y el hardware de los equipos conectados que se están desarrollando para cumplir con determinadas funciones cerebrales.


En un comunicado, consideró importante que los encargados de ciberseguridad se preparen para las amenazas que podrían llegar cuando estos dispositivos sean de uso más común.

De acuerdo con un informe realizado por los investigadores de Kaspersky Lab y el grupo de Neurocirugía Funcional de la Universidad de Oxford, los Generadores de Pulso implantables (IPGs) o neuroestimuladores vienen con un software de control para los médicos y los pacientes, el cual es instalado en tabletas y teléfonos inteligentes de calidad comercial, lo que los hace vulnerables ante ataques de ciberdelincuentes.

La vulnerabilidad de los IPGs se debe a que la conexión entre estos dispositivos con los smartphones y tabletas es por vía bluetooth, lo que abre un escenario que los ciberdelincuentes pueden aprovechar con facilidad.

Entre los problemas que señala el informe se detectaron una infraestructura conectada expuesta, inseguridad en la transferencia de datos debido a que la información no está cifrada o a configuraciones erróneas.

Así como restricciones de diseño, además del factor humano, lo que implica un comportamiento inseguro en el manejo de contraseñas y hábitos de navegación.

La empresa en ciberseguridad advirtió que atender estas vulnerabilidades es de suma importancia porque el uso de IPGs se irá extendiendo con los años y su uso implica la seguridad de pacientes y en algunos casos comprometen su calidad de vida.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...