Tres colosos hacen su aparición en el Paris Fashion Week 2017…

    Karl Lagerfeld ha hecho de la colección Alta Costura de Chanel una oda al lujo vintage y a la opulencia... De la mano de su nueva diseñadora Maria Grazia Chiuri, Christian Dior transformó en un magnífico laberinto y un jardín secreto perfumado el ‘Musee Rodin’ de París… Giorgio Armani convirtió el parisino ‘Palais de Chaillot’ en un magnífico atardecer de verano…

    Compartir:

    De la mano de Lily Rose Depp, la musa del diseñador, fue la protagonista de un desfile marcado por el lujo vintage y la opulencia. La habilidad de Karl Lagerfeld para contar historias y recrear experiencias en la pasarela es casi magnánima, en el marco de la ‘Paris Fashion Week’, con la pasarela Primavera-Verano de alta costura para este 2017.

    Kendall Jenner, Bella Hadid y la hija de Johnny Depp, Lily Rose Depp, desfilaron prendas donde el brillo, la elegancia y las chispas sobresalían por sí solas. Y es que fue un espectáculo donde la fantasía y los tonos pastel se mezclaron en un solo recorrido, mostrando el clásico tweed, pero con vaporosos diseños, siluetas ajustadas y accesorios majestuosos.

    Solo con ver el vestido que usó Lily Rose Depp sobre la pasarela, nos queda claro que el icónico director creativo de Chanel quiso lograr un verdadero cuento de hadas sobre la pasarela, traspasando la elegancia clásica de la firma con nuevos destellos que cada vez generan más modernidad, sofisticación y vanguardia.

    El Musee Rodin de París se transformó en un magnífico laberinto y un jardín secreto perfumado con la nueva colección Alta Costura Primavera-Verano 2017 de Christian Dior.

    De la mano de su nueva diseñadora, Maria Grazia Chiuri, la pasarela parisina se envolvió una atmósfera mágica como si de un cuento de hadas se tratara donde las modelos paseaban con vestidos de tul y terciopelo que evocaban temas de magia y hadas que hacían eco con la decoración forestal y el “árbol del pensamiento” adornado con cartas de Tarot y monedas doradas. Como complementos, tocados con impresionantes plumas, o antifaces de tela negra transparente con forma de animales y gargantillas de mariposa, La paleta de colores fue binaria: mucho blanco y mucho negro, con algunos toques de color en rojo y verde, que subrayaban el mensaje del bien y el mal.

    Giorgio Armani convirtió el parisino ‘Palais de Chaillot’ en un magnífico atardecer de verano, tiñéndolo de un cálido naranja, el color protagonista de su nueva colección de Alta Costura Primavera-Verano 2017 para Armani Privé.

    El título de la colección lo dice todo: ‘Orange Vibrations’. Así, el diseñador italiano ha recreado una puesta de sol a través de una paleta de color que va desde el naranja más intenso, al tangerina y los ocres y dorados, para terminar con el color por excelencia de la noche y siempre imprescindible para Armani, el negro.
    En la primera parte del desfile, el pantalón cobra especial protagonismo con ricos detalles para las chaquetas como pedrerías, estampados y bordados. Poco a poco, los vestidos y túnicas vaporosas, combinados con magníficas estolas de plumas, van desfilando sobre la pasarela para la mujer nocturna de Armani Privé.

    Compartir: