Última actualización: hace 15 minutos

Los indígenas y sus aportaciones a México

Marginados desde siempre, subsisten, no obstante, a la indiferencia de muchos

por el

imagen1

En México hay unos 12 millones de indígenas, es decir, de personas que aún se definen como tales porque la autodeterminación de seguir siendo considerados miembros de las más de 60 etnias de nuestro país es el factor que determina este concepto antropológico.

Los indígenas continúan marginados desde siempre y subsisten a la indiferencia de muchos. Pareciera que no existen y, si acaso, en las grandes urbes se les ve mendigando o malbaratando sus artesanías, pero ellos son crisol de nuestra raza y cultura mestiza.

Para reflexionar acerca de sus aportaciones a nuestro México, indígenas, especialistas e integrantes de la Iglesia católica se reunirán del 22 al 25 de febrero, durante el IX Encuentro Nacional de la Pastoral Indígena, que tendrá por sede el Centro Nacional de Misiones (Cenami), ubicado cerca de la Basílica de Guadalupe.

La reunión se organiza en momentos en que impera cierto optimismo por un nuevo gobierno, la apertura de la Comisión para el Diálogo, tras la reaparición del subcomandante Marcos y varios cientos de neozapatistas en Chiapas, y el anuncio de una Cruzada Nacional contra el Hambre.

De acuerdo con Mons. Guillermo Francisco Escobar Galicia, obispo de Teotihuacán y presidente de la Dimensión Indígena de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social –Cáritas Mexicana-, es importante sumar esfuerzos en beneficio de los indígenas, y en ese sentido recordó el ejemplo que dio el finado obispo de Chiapas, Don Samuel Ruiz, de quien dijo “es un referente, un emblema para todos los que trabajamos a favor de estas personas no tan sólo en México, sino fuera de nuestro país. La historia le irá dando el lugar que le corresponde”.

LA IGLESIA Y LOS INDÍGENAS

“Fue un acierto la creación de la Comisión para el Diálogo con los Pueblos Indígenas para atender una deuda histórica, el gran rezago en el que se encuentran y que no ha sido solucionado íntegramente”.

El obispo aseguró que la situación en la que viven nuestros indígenas no ha variado mucho de sexenio a sexenio: “siguen sin acceso a la educación, a la salud, a una vivienda digna, a la justicia. No se les ha podido garantizar una estructura que cambie y disminuya la brecha que hay entre ellos y los demás mexicanos. Siguen siendo los más pobres y están más allá de la línea de la marginación”, dijo.

“La Iglesia siente la responsabilidad de acompañar a los indígenas en su lucha, los esfuerzos que los pueblos realizan por conservar sus valores, pero integrarse al bienestar general. La Iglesia también tiene una deuda con ellos y debe caminar a su lado respetando su visión sobre la vida, el cosmos, la naturaleza, a la que llaman Madre Tierra... Por desgracia, vivimos en una sociedad que no respeta esta forma de pensar”.

Luego dijo que en términos de liturgia, la Iglesia quiere tomar en cuenta la rica visión indígena, sus usos y costumbres, e informó que la Pastoral Indígena de la CEM realiza un esfuerzo para traducir la Biblia al náhuatl, a fin de dar mayores herramientas a los indígenas para acceder al mensaje evangélico.

LAS APORTACIONES DEL MUNDO INDÍGENA

Juan Pablo II nos dijo: “México necesita de sus indígenas, y ellos necesitan de México”.

En esta línea de acción, la Pastoral Indígena de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) definió una metodología que permitirá a la sociedad valorar de mejor manera a los indígenas, y como primer paso se ha propuesto difundir y promover todas aquellas aportaciones que ellos han hecho no tan sólo a México o América Latina, sino a la humanidad.

“Nos hemos propuesto un objetivo: Analizar la coyuntura actual para determinar el aporte histórico en lo social, lo económico, religioso y lo político que los pueblos indígenas han aportado a nuestro país. Nuestro lema será: ‘El caminar de los pueblos indígenas hoy’. Queremos que salga a la luz el aporte de los indígenas a nuestro país porque a veces pareciera como que no existen o no hubieran aportado nada a nuestra cultura, desarrollo y progreso”.

En situación similar se encuentran comunidades indígenas de América, no tan sólo hacia el sur de nuestro país, sino también al norte, en Estados Unidos y Canadá, donde aún subsisten descendientes de grupos autóctonos.

Para estar en constante comunión, el Consejo Episcopal Latinoamericano es la instancia donde se vincula a la Pastoral Indígena de México con las demás de América Latina y el Caribe, porque todas ellas son parte de una misma realidad económica, política, social y cultural.

Interrogado sobre el EZLN, que hizo su reaparición, a inicios del sexenio, de manera pacífica, el obispo señaló que “el hecho de que se hayan dejado ver tiene repercusiones positivas porque es una forma de tocar nuestras conciencias y tener presentes sus justos reclamos”, no obstante, dijo, se debe tomar en cuenta que ese movimiento no representa a todos los pueblos indígenas de México, aunque haya similitudes estrechas en cuanto a sus necesidades.

Esta semana, el Presidente Enrique Peña Nieto puso en marcha, cerca de la principal zona de influencia del movimiento zapatista, una Cruzada Nacional contra el Hambre, destinada a 7.4 millones de mexicanos de 400 municipios, entre los que se encuentran estos grupos marginados.

  • Subdirector de Información

del Arzobispado de México

  • Subdirector de Información del Arzobispado de México

No hay comentarios. Los comentarios están cerrados