‘Es retórica prometer un México casi paraíso’

El país que queremos, afirma el Presidente, se construye todos los días con la participación de toda la sociedad

Compartir:

Al participar este miércoles en el encuentro Scholas Ciudadanía con jóvenes estudiantes mexicanos, el Presidente Enrique Peña Nieto afirmó que “el México que queremos construir entre todos, es un México que vamos haciendo todos los días”.

Aseguró que cada generación, cada uno, estará contribuyendo a hacer de este México un espacio de oportunidad, de realización propia, y de oportunidad para sus hijos, “y ahí van a encontrar a ese México que queremos, ese México con el que soñamos”.

Resaltó que arribar a ese estado de bienestar y de calidad de vida, dependerá del esfuerzo y de la contribución que cada uno haga día tras día.

Expuso que los gobiernos “tenemos una gran responsabilidad, nos toca darle curso, cauce y esos gobiernos son elegidos de manera democrática por la mayoría, nunca por unanimidad”.

Agregó que quien se hace responsable de alguna tarea pública tiene un deber para con su comunidad, pero no sólo será ese el responsable y el único que pueda cambiar o transformar una nación, la nación debe asumir su propia responsabilidad.

“Nadie vendrá a hacer por nosotros lo que no seamos capaces de hacer nosotros mismos, lo que no hagamos cada quien en su propio espacio. Es la suma de esfuerzos individuales lo que auténticamente cambia a una sociedad”, enfatizó.

La responsabilidad “no es la de un líder o la de un Jefe de Estado, la de un Presidente, la de un gobernador o la de un alcalde, es de toda una sociedad que esté decidida a cambiar y mejorar para bien”.

El Presidente Peña Nieto refirió que su Administración puso énfasis en la calidad educativa.

Puntualizó que el país estaba ante el problema de tener una educación de calidad, y por ello, al inicio de su gestión se instrumentó esta Reforma. Indicó que está sentada en tres pilares: Uno: Mejores escuelas, con una infraestructura correcta, óptima. Dos: Maestros bien preparados que son evaluados para asegurar que la preparación que tienen asegure calidad en la educación. Y tres: Un nuevo modelo educativo.

Recordó que en México hace apenas 80 años, tres de cuatro mexicanos no sabían leer y escribir.

“Después de la Revolución Mexicana, prácticamente el 80 por ciento de la población de nuestro país que era de poco más de 15 millones o casi 20 millones de habitantes no sabían leer y escribir”.

Fue en la Constitución de 1917 que se trazó el Plan Educativo que permitió llevar las escuelas a los lugares más apartados de la geografía nacional, para asegurar educación para todas y todos los mexicanos.

A los jóvenes, quienes previo al evento no sabían que acudiría el Primer Mandatario, les confió que la tarea de ser Presidente de la República “es el más alto privilegio que puede tener un mexicano que se dedica a la política, el privilegio de poder servir, desde la Presidencia de la República, a una Nación”.

Un país de más de 125 millones de habitantes, el decimoprimero más poblado del mundo y uno muy diverso, con distintas realidades, en donde casi cada entidad podría ser un país por sí mismo.

“Donde hay distintas tradiciones, diferentes costumbres, maneras distintas de pensar”, añade.

Les expresó que reconoce en ellos “la gran diversidad que tenemos como Nación”.

“Aquí hay diversidad, hay pluralidad, hay distintas religiones, maneras diferentes de pensar que aquí exponen” y que se respetan; saben convivir y aprenden que no importa su orientación sexual, su educación, su religión, o de dónde vengan, si estudian en una escuela pública o privada, sí es posible encontrar un ambiente de convivencia sano, saludable, armónico, de tranquilidad y de experiencia enriquecedora para cada uno de ustedes”.

“Son ustedes un espejo auténtico y un fiel reflejo de lo que somos como Nación”, afirmó, de “esta Nación que se refleja en los jóvenes que están aquí en esta experiencia de Scholas: diferentes, cada uno con su forma de pensar, de querer, de tener aspiraciones distintas; pero que, al final de cuentas, entre todos contribuyen o hacen un ejercicio auténtico de jalar hacia objetivos compartidos”.

Al término del evento, organizado por la fundación Scholas México, organización civil no religiosa, el Primer Mandatario convivió con los jóvenes quienes proceden de distintas zonas de la Ciudad de México y de diferentes centros educativos, tanto públicos como privados, que fueron convocados con el fin de fomentar y fortalecer el compromiso ciudadano y entre pares.

 

PEÑA HA SIDO EL GRAN PRESIDENTE DE LA INCLUSIÓN: HÉCTOR SULAIMÁN

Héctor Sulaimán Saldívar, presidente del Consejo de Asesores de la Fundación Scholas Occurrentes en México, afirmó ante el Presidente Enrique Peña Nieto que Scholas tiene un programa de inclusión, “que tiene una gran coincidencia con lo que usted ha sido para el país. Usted ha sido un Presidente incluyente; ha sido un ejemplo”.

Enseguida le expresó al Primer Mandatario: “Muchas gracias por haber sido nuestro gran Presidente de la inclusión”.

Asimismo, agregó, “ha sido el Presidente, desde nuestro punto de vista, más importante para los jóvenes de la historia, por todas las reformas estructurales que ha hecho y, principalmente, en este caso, la Educativa”.

Consideró que “nosotros no tenemos cómo agradecerle que haya tomado esa iniciativa, que la haya logrado y que se esté implementando”.

Mencionó que el programa de Scholas nace de una iniciativa del Papa Francisco, que tiene como base la educación, el arte, el deporte y la tecnología.

“Y aquí se ve algo interesante, porque todos los programas que estamos haciendo con los jóvenes, que es de deporte, todo es la inclusión”, y la inclusión viene a hacer y a hacernos la fundación que somos, totalmente laica, expresó.

Informó que el 50 por ciento de los jóvenes que participan en sus programas son de escuelas públicas y el 50 por ciento de escuelas privadas, además de que son de todos los estratos sociales.

“Esa es la inclusión, y estos jóvenes lo que están haciendo es cambiar a México”, expuso.

 

RECUADRO

Congreso mexicano condena expresiones xenófobas de Trump

 

El Congreso mexicano condenó y rechazó las expresiones y actitudes xenófobas y racistas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, contra los migrantes.

En el marco de la sesión de este miércoles de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, se aprobó un punto de acuerdo donde se rechaza y condena las agresiones verbales, los condicionamientos y amagos en el tema de la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), así como los actos inamistosos contra México por parte del mandatario estadounidense.

Asimismo, senadores y diputados federales de todas las bancadas exigieron al presidente del vecino país del norte “respeto a nuestra nación, a los migrantes y a los mexicanos, todos”, y demandaron que la cooperación entre México y Estados Unidos se sustenten en principio de reciprocidad.

Además, el Congreso mexicano reafirmó, como expresó el Ejecutivo federal, que México no pagará en ningún momento la construcción de un muro en la frontera de ambas naciones.

La Comisión Permanente exhortó al gobierno federal a continuar la evaluación que lleva a cabo actualmente en materia de cooperación con Estados Unidos.

También senadores y diputados federales exhortaron a la cancillería a continuar con las acciones de protección consular beneficio de la comunidad mexicana en la Unión Americana.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...