¿Y si se somete a consulta si México apoya o no a Maduro?

Ante la actual situación que vive Venezuela, la confusión, entre los mexicanos, sobre la actuación del Presidente de ese país ha crecido, sobre todo porque, con el gobierno de López Obrador, nuestro país ya no ‘se entromete’

Compartir:

Casi desde su asunción a la Presidencia de la República, el 1 de diciembre pasado, ningún evento, bueno o malo, para bien o para mal, quitaba el reflector a Andrés Manuel López Obrador.

Esta vez, el resurgimiento de las protestas en Venezuela con elementos, al parecer, con mayor contundencia que aquellas que en 2017 dejaron casi 300 muertos lo logró. Sobre todo porque en la República Bolivariana surgió un nuevo líder de la oposición, Juan Guaidó, quien encabeza el Parlamento; porque al asumirse como “Presidente encargado” (algo que nadie había hecho), rápidamente Washington (Donald Trump) dio su apoyo (como algo previamente decidido); porque, en efecto dominó, surgieron apoyos y rechazos de una veintena de países, en los que ganaron los últimos; porque ya es más vista una parte de las Fuerzas Armadas venezolanas en oposición a Maduro y porque podría ser la última intentona opositora de sacarlo del poder.


Pero, ¿cosas de la vida, del destino o de las ideologías? Venezuela gana la nota, pero no deja fuera del todo, aunque con menos reflectores, a López Obrador.

El asunto es sencillo; de los 14 países que en 2017 formalizaron Grupo de Lima firmando un documento, en la capital peruana, para buscar una salida pacífica al conflicto interno post Hugo Chávez en 2013, México, con el cambio de gobierno, cambió también su posición frente a la situación venezolana.

Con mucha certeza, la actual administración afirma que su postura se basa en la Constitución Mexicana, que marca la no intervención en asuntos internos de otros países. Ningún mexicano, sin embargo, desconoce el corte y perfil del gobierno que ahora nos representa. Está entre la Izquierda y buenas noches. Una melcocha de todo, pero con imagen vendida de izquierda que muchos nostálgicos del pasado la abrazan como el amor que se les va porque, en realidad, se les fue.

Y tampoco desconocemos que la postura actual ante la crisis venezolana tiene que ver con que su corazoncito late muy cerca del de Maduro, claro, por cuestiones de perfil político. Que si no se tiran al ruedo con todo es porque, en verdad, ante el pueblo mexicano, indiscutiblemente, tienen mucho que perder. Saben dónde, cómo y con qué cartas jugar. Después de todo existen almas morenistas, con todo su derecho, que no ocultan su pasión por la Revolución Bolivariana.

Creo que este tipo de cuestiones sí es una decisión muy del Estado o del gobierno en turno. Incluso atrayendo lo que la Carta Magna especifica. Y que fuera de ello, las agrupaciones cívicas o sociales que deseen manifestar su postura también lo hagan.

Pero, bueno, queda un razonamiento. Si este gobierno no toma decisiones sin consultar al “pueblo sabio”, pues nada mal estaría que, al menos como parámetro, levantara la opinión popular sobre si estaría mal o bien condenar un segundo mandato de Maduro.

Dirán, nuevamente, que actúan con la Constitución sobre el pecho. Sólo que, cuidado, porque dicen no “entrometerse”, pero, agregan, ante un Presidente “legítimamente electo”.

Bueno, bueno; sobre la creación de la Guardia Nacional (que, por cierto, Maduro tiene una), el Presidente ha dicho, una y otra vez, que ya está contemplada en la Carta Magna, lo cual es cierto, mencionada al menos, y de cualquier forma tiene en agenda una consulta popular. Vaya, además, una consulta sobre lo ya decidido o decidiéndose en el Congreso (que, por cierto, si los legisladores dicen “no” y el pueblo “sí”, qué lata); tipo el Tren Maya, cuyo sondeo pasó de noche, o entre sombras, pero eso es otra harina y otro costal.

Pues de los 14 países que conforman el Grupo de Lima (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía), sólo el nuestro modificó su línea.

Dos cosas: Una, si, hoy, el gobierno de López Obrador está en esa sintonía, ¿quiere decir que el anterior, el de Enrique Peña Nieto, violaba un precepto constitucional?

Dos, de realizarse una consulta, ¿qué posición cree que ganaría? ¡Claro! Si ya estamos en la Cuarta…

 

[email protected]

@RobertoCZga

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...