Y ahora van sobre Carlos Olmos

Carlos ha hecho amigos en su oficio de comunicador profesional en cuestiones gubernamentales, pero también enemigos; más aún cuando todo indica que en la nueva administración también tendrá cabida, como la tuvo en el PAN y en el PRI antes de que Vicente Fox lo echara de Los Pinos

Compartir:

Carlos Olmos es de esos pocos personajes valiosos que los reporteros tenemos la suerte de encontrarnos de vez en vez en las oficinas de prensa gubernamentales.

Cargado de defectos, sí, pero con esas escasas cualidades que los de su especie no suelen tener, amigo y leal, además de profesional en lo suyo, como pocos.


Ayer estuvo a punto de protagonizar una más de las noticias sensacionalistas de la Cuarta Transformación porque un video lo mostraba ingresando al penal de Barrientos, abriendo los brazos en cruz y pasando báscula, como se dice en el argot del caso.

La consecuente especulación fue que su ingreso tenía que ver con los problemas de publicidad por valor de 320 millones de pesos que al despedir el sexenio dejó Felipe Calderón, léase, Alejandra de la Sota, que luego trabajó para Luis Videgaray, Eruviel Ávila y José Antonio Meade.

No fue así. Todo se redujo a un problema entre ex parejas sentimentales y pensiones alimenticias y a una trampa en la que Carlos cayó al acudir a una audiencia en el penal de Barrientos.

Ignoraba que sería filmado al ingresar y que el video sería difundido como si se tratara de un delincuente sometido por la justicia.

Carlos ha hecho amigos en su oficio de comunicador profesional en cuestiones gubernamentales, pero también enemigos; más aún cuando todo indica que en la nueva administración también tendrá cabida, como la tuvo en el PAN y en el PRI antes de que Vicente Fox lo echara de Los Pinos.

Apenas las puertas de Barrientos se abrieron para Olmos empezó a circular el video y la información en el sentido de que habría sido detenido por el asunto de la publicidad que el gobierno de Calderón quedó a deber a muchos medios de comunicación, IMPACTO entre ellos. Imposible, Carlos no tiene ese problema.

En su Liturgia Política, Francisco Bustillos publicó el 11 de agosto pasado que la Secretaría de la Función Pública nada tiene en contra suya:

“Su nombre circula hoy nuevamente, pero poco podrán hacer las insidias y los rumores a partir de informaciones falsas, pues la Secretaría de la Función Pública dejó en claro que Olmos Tomasini no sufre inhabilitación alguna para incorporarse a cualquier tarea de gobierno.

“Así lo hace constar el maestro Erick Parra Correa, director general de Responsabilidades y Situación Patrimonial, en sendo oficio que ostenta su código de autenticidad: cd73d965fd709264cb190b8147961158.

“IMPACTO confirmó que el documento es totalmente válido, aunque no registre la firma autógrafa del funcionario, pues trae cadena digital”.

Apenas tuve noticia de su presunta detención, lo busqué para saber qué demonios pasaba; con su humor inglés se quejó de la alimentación a que era sometido, lo cual es natural en un penal.

En realidad, estaba de vena y jugaba con su amigo. Cenaba con sus hijas en un restaurante y moría de risa al platicar el episodio y celebrar cómo fue que sus enemigos aprovecharon la ocasión para cebarse en su supuesta desgracia. (Aquí publicamos la foto de la celebración, así como el documento de la Función Pública).

Olmos, que algo sabe de política, explica que no cabe duda que a muchos de los que se van les enferma el éxito, y exhibe como prueba el uso en su contra el casual descubrimiento de su ex esposa sobre un supuesto adeudo de 4 años de pensión alimenticia y que para desquitarse consiguió desahogar una diligencia en el penal de Barrientos y satisfacer su orgullo herido publicando que fue detenido por el tema de Calderón y Alejandra Sota.

Se trata de problemas de varón de los que nadie está exento, pero también de política.

Y es que, para muchos, el video de Olmos en Barrientos significaba el episodio siguiente del affaire César Yáñez.

Pero no fue así. Todo quedó en argüende doméstico.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...