Valentía de Dante, ausente en políticos

Compartir:

Por razones incomprensibles, la prensa capitalina acogió y luego dio muerte en sus portales de internet a la carta en la que Dante Delgado pide recapacitar al Presidente López Obrador para no llevar “al país al precipicio”.

Quizás tenga que ver, no lo se, la mala o nula relación del coordinador de los senadores de Movimiento Ciudadano con la prensa (en realidad la tiene y buena), y no de temor al Presidente porque a diario es posible leer críticas más virulentas, pero la misiva de Dante a su amigo Andrés Manuel es quizás la reacción partidista opositora más importante que haya generado su plan esbozado el domingo pasado para enfrentar la emergencia económica que ocasionará el coronavirus.

Es evidente que la oposición partidista no existe o tiene temor a manifestarse, en especial la priista. Lo más que han hecho PAN, PRI y PRD, unidos, es presentar una especie de plan alterno, y nada más.

Se escuchan más los mariachis de Garibaldi, ahora sin trabajo, que las voces de quienes hasta julio de 2018 se arrebataban el micrófono para proferir lindeces contra quien se disponía a arrebatarles el poder y arrinconarlos.

Es evidente que están paralizados por miedo, no necesariamente al coronavirus, sino al rifle sanitario del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto.

Vaya, ni siquiera se arriesgan a enviar memes por Whatsapp, no obstante que, conforme asegura su empresa propietaria, los mensajes están protegidos de miradas indiscretas de principio a fin y de regreso.

Se podrá debatir si el líder de Movimiento Ciudadano tiene razón o no y es muy posible que en la mañanera de este jueves el Presidente le conteste y hasta ahí llegue el desacuerdo o Dante le siga y merezca otra respuesta presidencial, pero es obligado destacar su valentía para decir su verdad en el silencio ominoso generalizado que muy pocos de su oficio se atreven a romper, aunque en privado digan cosas mayores que después, asustados de su audacia, guardan prudentemente en su pecho que si es bodega.

Es probable que la diferencia esté en que el político veracruzano sabe lo que es estar en la cárcel y recuperar la libertad, mientras quienes sus pares o quienes lo fueron han optado por esperar a que el Presidente tropiece, permaneciendo en silencio y bien protegidos del coronavirus y de Santiago Nieto.

Pero ese es otro tema, lo que realmente es difícil entender el poco eco periodístico de la carta del senador de MC en tiempos en que los portales informativos y la prensa escrita y electrónica recogen cuaquier cantidad de basura, sea a favor o en contra de López Obrador y de la Cuarta Transformación.

A menos que los columnistas lo retomen.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...