Una ‘bati-señal’, la guardia Nacional… y ahora Uruapan

Confesión de Aldo Fasci, Secretario de Seguridad de Nuevo León, no sorprende; asusta

Compartir:

La verdad, no contábamos con la astucia de Aldo Fasci, Secretario de Seguridad de Nuevo León, sacándose la responsabilidad -porque eso se asume cuando se acepta un cargo- de justificar los fracasos contra la inseguridad y la violencia del crimen organizado aludiendo a que “ni con Superman se resolvería”.
Su confesión no sorprende; asusta.
Y no es que ya nos estemos acostumbrando a platicar sobre la ruda realidad que parece no tener remedio, así llegue al gobierno de la República el equipo más “me canso, ganso”, pero es que cuando uno decide escribir sobre la seriedad y las sonrisas de Germán Martínez o las revelaciones, a posteriori, del Presidente Andrés Manuel López Obrador de que durante la “crisis” del combustible sólo teníamos reservas para una semana, ¡zas!, Uruapan, Michoacán, nos echa el ánimo para atrás.
¿Por qué? Porque la filita sigue: Guanajuato, Veracruz, Morelos, Quintana Roo, Oaxaca, Michoacán…
Y, para acabarla, Fasci hasta dibuja la desesperación ya no sólo de los ciudadanos, sino hasta de quienes deben resolver el negro panorama.
“La violencia en el país está del asco. Así: ‘Del asco’. Las ejecuciones están en todos lados”, reconoce.
El funcionario neoleonés asegura que en el país, la violencia aumentó al doble.
“Si en Nuevo León estamos para llorar, en el País está al doble”, dice resignado.
“Vamos pésimo; tenemos que arreglarlo. Le estamos entrando, nada más que no son enchiladas; son balazos.
“Nos podemos traer a Superman de Secretario y no se va a arreglar”.
De tanto, hay viejas historias que se acumulan, como la de las narcofosas localizadas por todo el país, con el incontable saldo de cuerpos clandestinamente sepultados, a la espera de que, Dios lo quiera, la Guardia Nacional llegue a poner fin a este martirio.
Este jueves, seguramente, habrá ahora otra reacción del Gobierno Federal ante lo ocurrido en Uruapan.
Lo hizo ante los sucesos en Veracruz y en Morelos.
El sábado pasado, Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad, encabezó la Reunión Regional de Coordinación en materia de Seguridad de la Zona Centro.
Estuvieron Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México (que sí, también requería ya una asomadita del Secretario de Seguridad porque las cosas en la Capital están diabólicas); Héctor Astudillo, Gobernador de Guerrero; Cuauhtémoc Blanco, de Morelos; Alfredo del Mazo, del Estado de México, y Secretarios de Gobierno de Puebla e Hidalgo.
Pero no, no estaba Michoacán; quizá en la tanda siguiente. Por lo pronto, 10 muertos más en Uruapan, esta vez saldo de un enfrentamiento entre dos grupos contrarios, armados hasta los dientes, incluso con armas de uso exclusivo del Ejército; algunos camuflados, encapuchados.
Igual y Fasci tiene razón. ¿Y si tuviéramos una “Bati-señal”? ¿Pero de dónde sacamos al héroe?
Mejor que no panda el cúnico.
Me canso.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...