Trato VIP de Delgado y AMLO a la CNTE; en cambio, fueron ninguneadas ONG´s de seguridad, CNDH y CIDH

‘Yo soy dueño de mi silencio’, la frase no es de un monje Cartujo: ¡Es de López Obrador..!

Compartir:

Ya quisieran las ONG´s haber sido tratadas, en el debate de la legislación para la Guardia Nacional, como los maestros de la CNTE en la nueva Reforma Educativa. Para que vean que la virulencia sí deja en la Cuarta Transformación.

El coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado Carrillo, casi se hinca para que le crean que el Presidente Andrés Manuel López Obrador abrogará la Reforma promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto en el 2013.

El Ejecutivo dice una y otra vez que la reforma será totalmente complaciente con los disidentes, acostumbrados a chantajear con activismo a cambio de recibir grandes beneficios como gremio; si no pregúntenle a Luis Miranda y a Miguel Ángel Osorio Chong.

En cambio, a los activistas de #SeguridadSinGuerra y a las asociaciones México Unido Contra la Delincuencia, de Lisa Sánchez, Causa en Común, de María Elena Morera, Denisse Dresser, María Amparo Casar, Diego Luna y más, ni los peló el Presidente.

De igual forma, las recomendaciones de la CNDH de Luis Raúl González Pérez y de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos para nombrar a un mando civil en la Guardia se desechó; el Presidente puso al general en activo Luis Rodríguez Bucio, que promete hacer la maroma de retirarse.

¿A poco no da ternura ver a Delgado Carrillo, también titular de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, en una posición lastimera para satisfacer a los socios de Morena..?

Dice Mario: “El Presidente está de su lado; el Presidente está del lado de los maestros. El Presidente tiene toda la intención de que se abrogue la mal llamada Reforma Educativa. Entonces, eso debe dar confianza a los maestros”.

‘YO SOY DUEÑO DE MI SILENCIO’, LA FRASE NO ES DE UN MONJE CARTUJO: ¡ES DE LÓPEZ OBRADOR..!
“Yo soy dueño de mi silencio”; cualquiera diría que la frase es de un monje Cartujo y no de quien hace una conferencia mañanera de dos horas todos los días entre semana, y los fines de semana hace giras con un rollote similar.

Aunque usted no lo crea, eso dijo Andrés Manuel López Obrador en Veracruz al explicar el por qué “no se metió” en el tema de la masacre en Minatitlán con 13 muertos, donde hasta un bebé fue rematado. Todo frente a Olga Sánchez Cordero, el almirante Rafael Ojeda Durán, el general Luis Cresencio Sandoval y Alfonso Durazo Montaño.

Claro, el silencio es en temas convenencieros. “Me están cucando”, dice el Presidente para justificar la larga espera en la declaración sobre el terror que vivieron en Minatitlán, en una alcaldía en manos de Morena, en un estado en manos de Morena y con una Presidencia de la República en manos de Morena.

El hecho es que no hay autoridad de otro partido a quién echarle la culpa más allá del fiscal estatal, Jorge Winckler, designado en el sexenio de Miguel Ángel Yunes Linares. Aunque en esta semana milagrosa, el que resultó sorpresivamente bueno -en voz de López Obrador- es el gobernador Cuitláhuac García Jiménez.

Y como no hay mal que dure 100 años, el Presidente que debería promover la laicidad del Estado, pero publica en Twitter citas bíblicas, como el Sermón de la Montaña, profetiza que en seis meses, la cosa estará controlada; digamos que se verá el fruto de las ideas de su “dream team” -equipo de ensueño, no de sueño; no sean perrones-.

Por lo pronto, el padre Hugo Valdemar Romero, ex vocero de la Arquidiócesis de México, dijo a esta casa editorial que la duda de Andrés Manuel sobre la autenticidad de dicho sermón estaba fuera de lugar, que, sin duda alguna, son palabras de Jesús de Nazaret, Dios para los creyentes, y el Ejecutivo se dice uno de ellos.

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/
Twitter: http://twitter.com/malosos

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...