Tlatelolco/Ayotzinapa: Cada quien su afrenta

Proyecto foxista a la 4T, mariguanadas; un ‘pasón’ para el juez Guzmán Rosas

Compartir:

Hoy se cumple el medio siglo más uno del caso vecino al del 26-27 de septiembre, recién recordado la semana pasada. El día previo salieron los de siempre a rasgarse las vestiduras, como Dolores Padierna y Pablo Gómez, por el que, en definitiva, fue un hecho, como el de Iguala, abominable.

Claro, lo que no hacen con el también ominoso asunto de los 43 normalistas desaparecidos, que, para el caso, la afrenta es la misma, con colores y condimentos extras (crimen organizado, por ejemplo). Y justo este martes acudió a la Fiscalía General de la República, a ser interrogado, el ex gobernador de Guerrero Ángel Aguirre Rivero.

El punto central de la “entrevista”, como lo será para cualquier interrogado, fue la relación con José Luis Abarca, ex alcalde de Iguala (PRD, PT y Movimiento Ciudadano, con muchas simpatías del entonces incipiente Morena), lugar donde iniciaron los hechos que, además de los jóvenes desaparecidos, dejaron otros seis muertos identificados. Pero también con la esposa de éste, María de los Ángeles Pineda.

No ampliemos más las conjeturas; deduzcamos; ¿por qué la pesquisa inicia con Abarca, que era el edil del macabro sitio donde desaparecieron los jóvenes, y por qué uno de los interrogatorios tardíos es con el ex gobernador, postulado por los mismos partidos que el primero?

Algo tiene cada una de las afrentas a jóvenes, la del 68 y la del 14, con las que la Izquierda tiembla, pero de distinta manera.

 

 

PROYECTO FOXISTA A LA 4T, MARIGUANADAS

Pues nada, que si prospera la iniciativa de Morena, dada a conocer este martes por Mario Delgado, líder de la bancada en la Cámara de Diputados, en muchos hogares mexicanos no faltarán los churros, y no precisamente rellenos de chocolate o cajeta.

La propuesta de despenalizar, primero, el consumo de mariguana; luego la de poder cultivarla, cosecharla, procesarla y hasta venderla, para fines distintos, no es nueva. Desde finales del año pasado, en su papel de senadora, la actual Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, entregó, a nombre de Morena, una primera iniciativa que se quedó en los anaqueles del Congreso.

Pero la discusión viene de muchos atrás, intentando seguir los pasos de países como Estados Unidos, Uruguay, Canadá y otros, en el afán de contener el tráfico ilícito de estupefacientes. Esta vez, Mario Delgado puso un “extra” a la anterior propuesta de Sánchez Cordero, arrebatando, incluso, a Vicente Fox la gran idea de legalizar el proceso completo.

Vaya, el ex Presidente panista ya hasta pensada tenía la presentación en que ofrecería desde gomitas a paletas de mota en tiendas de conveniencia. El diputado de Morena “forjó” un mejor plan, crear otra empresa “productiva del Estado”, Cannsalud.

Pero el plan de Morena, vía Delgado, y que no creemos que no haya pisado base con su Jefe, el Presidente Andrés Manuel López Obrador -claro, independencia de Poderes de por medio-, es emprendedor. Aunque los arrebatos personales se dan.

El Estado podrá vender y comprar cannabis; cualquier adulto podrá poseer, cultivar, cosechar, preparar o procesar hasta 6 plantas en su casa para consumo personal, y hasta podrá ser compartido familiarmente.

La propuesta no parece una fumada. Puede matar dos pájaros de un solo tiro. Se tumba el negocio a los cárteles (y el entusiasmo a Fox, o lo comparten; al fin alcanza para todos) y se logra que el “pueblo sabio” se mantenga “feliz, feliz, feliz”, pero sobre todo bien “transformado”.

 

 

UN ‘PASÓN’ PARA EL JUEZ GUZMÁN ROSAS

Tal vez no tanto así, pero el que sí va a necesitar de un relajante va a ser el Juez Quinto de Distrito en Materia Administrativa, Juan Carlos Guzmán Rosas, quien tiene la encomienda de hacer pública su decisión, ya tomada, de modificar su resolución inicial sobre las suspensiones de amparo contra la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, cosa que se ha ido posponiendo.

La presión para el juzgador, o el llamado a la reconversión de su conciencia, sobre las suspensiones definitivas en cuanto a los factores negativos que generaría el aeropuerto “Felipe Ángeles” inició con la advertencia del Presidente Andrés Manuel López Obrador  de apelar al “interés y seguridad nacional” para quitar estorbos (más de 100 amparos) a lo que sería una de sus históricas obras.

Luego vino el señalamiento directo de la Secretaría de la Defensa, a través del Consejo Técnico de Seguridad Nacional, dependiente de la Oficina de la Presidencia de la República, en el que se ceñía a la soberanía republicana todo el inventario estratégico del Ejército, incluyendo Santa Lucía.

Entonces, tal parece, Guzmán Rosas alude a la “objeción de conciencia” y recula, así hiera de muerte la joya jurídica mexicana del Juicio de Amparo. Ya saldrá a decirlo, tranquilo, relajado. La Patria es primero.

 

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/

Twitter: http://twitter.com/malosos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...