Tiempos de guerra y tiempos de reconstrucción

Clave reponer, en lo posible, lo que hayamos perdido

Compartir:

Siempre ha sido muy difícil predecir la duración de una guerra. Más complicado, aún, adivinar los tiempos para la reconstrucción. Eso es algo que nos preocupa a muchos mexicanos cuando pensamos en la actual guerra contra las organizaciones delincuenciales y su consecuente reconstrucción nacional porque el asunto es muy serio.

No todo queda en el terreno de los dimes y diretes, sino que a diario se muere mucha gente, de la buena y de la mala.  Se dice que 120 mil han muerto en el sexenio. Mientras tanto, todos los partidos se culpan entre sí. Los apartidistas y los independientes los escuchan con complacencia. El pleito sería simpático a no ser porque el tema es muy dramático.

En las guerras, los estrategas pueden calcular las consecuencias del tiempo. Unos pueden suponer que si su guerra dura tres años la perderán por desgaste, mientras que los contrarios pueden presumir que si aguantan esos tres años vencerán por resistencia. Y los dos bandos pueden tener razón y acierto en sus cálculos. Lo que no siempre pueden anticipar es si la guerra durará 2 o 10 años.

Así estamos en nuestra guerra. No sabemos si va a durar tres sexenios o dos generaciones. Lo que todos sabemos es que no terminará antes de 10 años, pero no sabemos cómo va a terminar. ¿Con una victoria? ¿Con una derrota? ¿Con una tregua? ¿Con una rendición? Yo no lo sé, y no sé de nadie que lo sepa.

El presentimiento es pavoroso. De proseguir con 25 mil muertos al año habremos contribuido, al final de la beligerancia, con 250 mil vidas.

Después de esa catástrofe tendrá que venir la reconstrucción. Al igual que la guerra, es impredecible en tiempos, en esfuerzos y en sufrimientos. Pensemos en nuestras guerras del siglo XIX. La reconstrucción nos llevó 40 años, 10 de ellos en la luminosidad de “La República Restaurada” y 30 en las tinieblas de la dictadura, para proseguir, después, con el tributo de un millón de vidas durante los casi 20 años de la guerra revolucionaria, contados desde el primer balazo de los Serdán, en 1910, hasta el último disparo de la Cristiada, en 1929. Después de ello, otra sufrida reconstrucción.

Recordemos a Japón y a Alemania, dos potencias devastadas por la guerra. Para 1960, a 15 años de su rendición, todavía sufrían pobreza, vergüenza y humillación. Los agentes comerciales japoneses recorrían el mundo marchanteando cámaras fotográficas y radios de transistores. La ignorancia de muchos gobernantes y empresarios los inducía a no recibirlos, temiendo que, en sus cuerpos, portaran contaminaciones radioactivas. Para 1975 ya eran nueva potencia, pero sufrieron 30 años de reconstrucción.

El proceso alemán no fue  más terso. Cargaban pobreza y deudas. De las monetarias y de las históricas, pero tenían que reconstruir desde sus plantas industriales hasta sus orquestas sinfónicas. Y, en ocasiones, ambas cosas con los mismos hombres. Muchos de sus grandes músicos filarmónicos pertenecían, meritoriamente, a la orquesta sin cobrar sueldo porque no había presupuesto. Ellos comían de su salario como empleados o como obreros. Iban de la fábrica al ensayo. En sus “lockers” fabriles, muchas veces se guardaban oboes y violines, pero al igual que Japón, para 1975 ya eran potencia, de nueva cuenta, a costa de 30 años de sufrimiento reconstructivo.

Esa es la incógnita mexicana para el futuro. Las consecuencias destructivas de una guerra injusta, pero real. Lo que ella afectará en vidas, en economía, en política, en instituciones y hasta en cultura. Lo que de ello quedará afectado, herido o, quizá, hasta despedazado, pero como consecuencia de ella está la ineludible reconstrucción nacional. La reparación y la restauración de las corporaciones policiales, de las Fuerzas Armadas, del sistema de justicia, de la organización financiera, del ejercicio político, de la cultura de legalidad y hasta de la vida personal o familiar.

En una palabra, reponer, en lo posible, lo que hayamos perdido.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...