Riesgo de usar la seguridad nacional para lo que sea

De mantenerse “la suspensión se (pondrán) en peligro las actividades que se llevaban a cabo como lo es el despliegue inmediato de personal y material desde el centro del país a cualquier parte del territorio nacional para resguardar la defensa, integridad y soberanía del país”

Compartir:

No me equivoqué al concluir que cuando el Presidente López Obrador dijo tener otro recurso” para poner por delante el interés de la nación” en cuanto a su decisión de construir el aeropuerto internacional en la base militar de Santa Lucía, esgrimiría la seguridad nacional.

Citando una fuente federal, el 24 de agosto pasado escribí:Para eludir el “sabotaje legal” con que intereses creados, como los del empresario Claudio X González y su hijo del mismo nombre, al igual que varios grupos organizados de la sociedad civil, pretenden impedir la construcción del aeropuerto internacional en Santa Lucía, el Presidente López Obrador acudirá a la Ley de Seguridad Nacional.

En su edición de este sábado, El Universal reporta que 5 días después de lo publicado aquí la Secretaría de la Defensa Nacional compareció ante el juez Quinto de Distrito en Materia Administrativa invocando que de mantenerse “la suspensión se (pondrán) en peligro las actividades que se llevaban a cabo como lo es el despliegue inmediato de personal y material desde el centro del país a cualquier parte del territorio nacional para resguardar la defensa, integridad y soberanía del país”.

Argumenta que “se impedirá que la Base Militar apoye a la población civil mediante la aplicación o ejecución del Plan DN-III-E, ya que las Fuerzas Armadas deben estar en situación de alerta para poder desplegarse desde la Base Militar de Santa Lucía a cualquier parte del territorio nacional, lo que implica la posibilidad de dar protección y seguridad para todos los ciudadanos de la República”.

Ambos argumentos suenan a chantaje y no rebaten las objeciones tanto de los pobladores de la región que será afectada si se construye el aeropuerto en Santa Lucía, ni de quienes advierten el absurdo financiero que se pretende cometer destruyendo una obra que fue paralizada cuando superaba el 30 por ciento de avance.

La argumentación de quien arrastró el lápiz para que lo firmara el representante del general Cresencio Sandoval, con la pretensión degarantizar al Presidente la absurda destrucción del NAIM y la más absurda aún, construcción del aeropuerto internacional en Santa Lucía, no dice que ni la seguridad nacional ni el apoyo de las Fuerzas Armadas a la población estarían en riesgo si las cosas siguiera en su estado actual, es decir, con Santa Lucía como base militar, y que en todo caso, para dar gusto a López Obrador, el aeropuerto internacional se construya en Macuspana o Villahermosa, que a estas alturas lo mismo da.

Este martes los quejosos deberán acudir ante el juez Quinto para ofrecer pruebas.

Hasta entonces sabremos qué argumentos pueden esgrimirse en contra del uso gubernamental evidentemente abusivo del  concepto de seguridad nacional para sacar al Presidente del atolladero en que lo metieron quienes acudieron a lo que la Cuarta Transformación llama Cartel de abogados ampareros.

El problema adicional, más allá de los aeropuertos, es que ya sabemos que ahora la seguridad nacional podrá ser usada con cualquier pretexto. Y eso si es un riesgo.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...