Sin generación de empleos se frustrará el proyecto de la 4T

Compartir:

Hay quienes dicen que el proyecto político de la 4T será un fracaso si no resuelve el tema de la inseguridad en el país; sería, sin duda, un fracaso político, como el de las pasadas administraciones, pero yo considero que su frustración más grave, y estructural para el país, sería la incapacidad de generar empleos, al menos superando las metas que dejó la pasada administración. El empleo no sólo significa la capacidad recaudatoria individual para sufragar sus propias necesidades y la de sus dependientes; es también el más importante instrumento de dignificación de la condición humana.

La garantía de seguridad de la especie humana da origen al Estado; sin el cumplimiento de esa condición se vulnera la naturaleza y el propósito del Estado mismo; el empleo es la capacidad del Estado para darle perspectiva al desarrollo de la misma condición humana no como el generador, sino como el que crea las condiciones para sea la propia iniciativa privada, a través del mercado, el que lo propicie, lo consolide y lo expanda. Sin generar condiciones para la creación de empleos no hay perspectiva, no hay desarrollo, no hay bienestar y no hay, por tanto, un pueblo feliz, feliz, feliz.

El gobierno de la 4T, en estos casi dos años de gobierno, no ha creado un empleo más de los que generó la pasada administración. Mes a mes, su índice de generación de plazas de trabajos formal, indicada a través de la alta al servicio de salud del IMSS, ha venido en retroceso. Tan sólo en el mes de abril del año en curso se perdieron 543 mil 132 puestos de trabajo, que sumados a los perdidos en el mes de marzo suman un total de 655 mil puestos perdidos en poco menos de dos meses.

Tan sólo en el mes de abril se perdieron más empleos que los generados en todo el año pasado (381 mil 551 puestos de trabajo) por el gobierno de la 4T. No existe un precedente histórico, desde que se realizan las mediciones de creación de empleo, que muestre el mayor número de pérdida de empleos, como lo fue el mes de abril pasado. Hoy, el Banco de México reitera la profundización del descenso que tiene la actividad productiva nacional derivado de las decisiones sanitarias y que ello redundará en mayores caídas en el empleo durante los meses de mayo y junio.

Las cámaras industriales del país expresan su preocupación por la drástica caída del empleo del país y vaticinan que si continúa la inercia como hasta ahora se podrán perder casi 2 millones de empleos en los primeros seis meses del año, situación nunca vista en el país.

La ecuación para generar empleos es, hasta cierto punto, simple: Estado de derecho, entorno de confianza, política pública, inversión y empleo, y dos son los actores centrales en esta fórmula: El Estado y la Iniciativa Privada.

Para el gobierno de la 4T, esto es poco menos que imposible. Representa la claudicación de su ideario; es poco menos que la rendición a las fauces del capitalismo depredador; prefieren ser ellos, a partir de sus propios instrumentos estatales, los generadores de empleo.

En el corto plazo veremos, por tanto, cómo se destruyen puestos de trabajo y la incapacidad estructural para generarlos, y, por tanto, el fracaso económico del proyecto transformador de la 4T. Por el bien de todos, primero debería ser crear empleos.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...