Sin acuerdos políticos no hay unidad

En un país tan diverso geográfica y culturalmente, como lo es México, la disidencia de perspectivas y opiniones es normal

Compartir:

Sin acuerdos políticos no hay unidad.

La generación de acuerdos es el elemento principal de toda sociedad democrática.

La democracia es un sistema de convivencia que no excluye el desacuerdo; por el contrario, es parte del mismo.

La disidencia de opiniones es un factor que enriquece el diálogo y la construcción de programas de desarrollo incluyentes que unifiquen las demandas de diversos sectores sociales.

Es a partir de acuerdos políticos que se concilian voluntades y se establecen metas comunes para toda la sociedad.

Los acuerdos políticos pueden producir cambios en la realidad social, pero se necesita la cesión mutua de expectativas en la negociación.

La política democrática surge como una práctica civilizadora para negociar acuerdos de forma pacífica.

Esta práctica hace uso del conocimiento, las capacidades y la experiencia de cada individuo para construir un proyecto común en colectivo, en sociedad.

La flexibilidad de principios y la adaptación a las coyunturas sociales, políticas y económicas es la cualidad que se requiere para acordar programas y objetivos integrales.

En una sociedad democrática, incluyente y participativa, se deben escuchar todas las voces.

Escuchar es indispensable para que todas las demandas sean expresadas y atendidas, así como para reconocer la desigualdad de opiniones, pero estableciendo puntos en común.

En México existe una democracia representativa, lo que implica que la sociedad vota por representantes políticos para que estos hablen y aboguen a favor de sus demandas, así como para negociar el posicionamiento de sus temas de interés en la agenda pública.

Es a través de los representantes políticos que la ciudadanía, los representados, hace llegar al Congreso de la Unión y al gobierno federal sus necesidades para asegurarse un futuro mejor.

En un país tan diverso geográfica y culturalmente, como lo es México, la disidencia de perspectivas y opiniones es normal.

Superar la disidencia y construir unidad es parte del trabajo en conjunto que la sociedad civil organizada, instituciones políticas, gobernantes y representantes políticos deben asumir con responsabilidad.

La unidad que requiere el país no se puede basar en promesas mesiánicas sin objetivos y procesos claros, ni con alianzas electorales sin acuerdos a largo plazo.

La unidad se debe basar en la coalición de esfuerzos y estar fortalecida por acuerdos políticos que se materialicen en políticas públicas.

Los acuerdos son la base para construir la unidad nacional que el país requiere, los cuales deben fincarse en la cesión de expectativas, y en la autocrítica, para reconocer errores y aciertos.

Es importante fomentar la colaboración de todas las instituciones políticas y organizaciones sociales.

Se debe dejar la intolerancia y los prejuicios a un lado para abrir paso a la lucidez retomando la experiencia adquirida en la particularidad para construir programas y agendas que beneficien a la sociedad en general.

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...