Si no pueden con el país salven Guanajuato

Compartir:

Alguna vez fue Chihuahua; después Nuevo León, Michoacán, Guerrero, Veracruz, Baja California. Hoy es Guanajuato. Un estado que cuando inició la “guerra” de Felipe Calderón contra el crimen organizado se mostraba ajeno a lo que ocurría en el reto del país. Impensable que la violencia lo atrapara.

Desde mediados del 2018, la violencia se incrementó, paulatinamente, meses después de que el Cártel Jalisco Nueva Generación amplió su presencia y poder, y comenzó a disputar territorios nuevos con otros grupos delictivos armados. Pero fue en el 2019 el año en el que Guanajuato cayó, completamente, en la anarquía total del crimen organizado. Ahora es la entidad que registra mayor violencia a diario.

Vaya, Guanajuato no representa al pasado; Guanajuato corresponde, totalmente, al presente gobierno, que durante el año que recién terminó no lo enfocó como punto prioritario, a pesar de que las cifras fatales ya lo colocaban en emergencia.

Casi todos los días es referencia de la lucha que Alfonso Durazo pierde. Este fin de semana fue una muestra más. El viernes, tres camionetas llegaron hasta un restaurante en el parador San Fernando, sobre la carretera Km 74 Celaya-Salamanca, y ejecutaron a nueve personas. El sábado, otro comando igual, de tres camionetas, disparó contra otro restaurante en Celaya, murieron siete.

Pero la Guardia Nacional ya pronto se desocupa de corretear migrantes.

 

CORONAVIRUS NO ESPANTA FESTEJO DE AÑO CHINO

Hasta ahora, el virus detectado en la ciudad de Wuhan, China, y que, de acuerdo a autoridades de ese país, ha causado alrededor de 60 muertos, no ha llegado a México. De los siete posibles casos, ninguno ha dado positivo.

Aunado a las declaraciones del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, en el sentido de que el virus no es “potencialmente mortal” y que no se debe temer, los festejos del inicio del Año Chino, cuyo símbolo, este 2020, es la rata, fueron todo un éxito.

Quizá si no existiera la advertencia de un mal que por ahora asola a ciudades chinas, con poca repercusión a nivel internacional (la Organización Mundial de Salud incluso aplazó declarar la emergencia mundial), la comunidad china y mexicana no habrían festejado juntos con tanta asistencia y barullo, como ocurrió en el barrio de la calle Dolores, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Este 25 de enero, en el arranque de los festejos, no cabía un alma. Las imágenes en el corredor chino no dejaron lugar a dudas; ningún virus apañó la fiesta de la rata.

 

LO QUE NO SABEN ES QUE MORENA SÍ TIENE LÍDER

Vaya cuento el que se traen en Morena con el arrebato de la presidencia nacional, que, en principio, ya la saboreó Yeidckol Polevnsky, pues desde la creación del partido, por Andrés Manuel López Obrador, ha hecho funciones de Lideresa siendo la secretaria general.

Desde noviembre del año pasado, el cruce de acusaciones y, literalmente, golpes, no ha tenido tregua. La confrontación se reduce a dos escenarios, uno, propiamente, entre los competidores por el trofeo que, quien lo gane, prácticamente queda fundido con el Jefe, López Obrador, entre Polevnsky, Bertha Luján, Mario Delgado y Alejandro Rojas Díaz-Durán.

El otro, el de los consejos distritales o estatales, que se han convertido en coliseos de enfrentamientos a sillazos, golpes y destrucción de documentos y mobiliario. Pero entre empujones y mordidas a’i la llevan, cada quien imponiendo sus mañas, perdón, sus razonamientos.

A tal grado que, este domingo, no sabemos bajo qué término de ficción calificarlo, pero Luján cumplió lo que desde el año pasado venía convocando, un congreso para elegir dirigente interino, hacer a un lado a Yeidckol no se sabe bajo qué conceptos, garantía o norma, pues, en principio, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ha invalidado todo acto realizado por el partido.

A la luz de la confrontación casi de frente al Presidente de la República -verdadero jefe del partido, por no decir faltándole al respeto, cada uno de los candidatos trae su propio concepto de lo que debe ser la elección interna. Quizá el que menos dificultades quiera es Delgado, que ha insistido en que se decidan por el método de encuesta (propuesto por AMLO) y se acabó.

Por lo pronto, ayer saltó al ring de Morena otro nombre, el de Alfonso Ramírez Cuéllar, que renunciará a su curul de diputado para hacerle, hasta donde pueda, la vida de cuadritos a Polevnsky.

La duda es hasta dónde avanzará esta guerra de “tribus” en Morena. Creemos que hasta que el Jefe se aburra de tanta grilla innecesaria, dé un golpe al escritorio y los ponga en su lugar.

 

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/

Twitter: http://twitter.com/malosos

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...