Santiago Nieto a investigar a hermano de Sánchez Cordero

Sánchez Cordero debe apresurarse a pedir el favor al titular de la Unidad de Inteligencia Financiera porque ahora uno de sus familiares podría estar bajo investigación

Compartir:

Los mexicanos tenemos de Olga Sánchez Cordero la imagen de una abuelita amorosa y alegre, poseedora de un gran sentido de la justicia y aval sin mácula de la legalidad con que se conduce la Cuarta Transformación.

No es necesario hablar de su trayectoria para respetarla, pero quien necesite informarse sobre su respetabilidad le puede bastar con acudir a lashemerotecas y buscar imágenes idílicas de la ahora Secretaria de Gobernación marchando en la minifalda de la época en agosto de 1968 en la gran manifestación encabezada por el rector de la UNAM, Javier Barrios Sierra, en repudio de la represión contra el movimiento estudiantil.

Está acostumbrada a hacer historia: es la primer mujer que ejerció en México como notaria.

Pero también, en el sexenio pasado hizo historia como ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación con la liberación de la secuestradora Florance Cassez, víctima en su aprehensión de la policía de Genaro García Luna de un montaje en beneficio de la televisión.

Hoy la señora Sánchez Cordero lucha contra la versión generalizada de no existir como responsable de la política interior de la Cuarta Transformación.

Por ejemplo, no logró conciliar su condición de ex ministra con la política de austeridad que su jefe el Presidente López Obrador pretende imponer a la Suprema Corte de Justicia de la Nación; prefirió opinar como ex ministra y no como secretaria de Gobernación contra la violación constitucional que permitirá a Jaime Bonilla gobernar Baja California por más años de los que fue electo, y la campana la salvó de no violar la ley, como la instruyó el Presidente vía memorando en materia educativa.

Ante las insistentes versiones de que protagonizaría la segunda renuncia en el gabinete (después de la de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda), López Obrador se vio en necesidad de salir a asegurar que la mantendrá en Gobernación. No te vayas, Olga, le dijo, como Enrique Peña Nieto le pidió aguantar en su momento a Rosario Robles en Desarrollo Social.

Pero Sánchez Cordero sabe que el no te vayas puede significar muchas cosas, entre otras ponte a trabajar.

Para no salir del gabinete, la secretaria de Gobernación ha encontrado un gran aliado en el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto. Conforme a versiones de funcionarios federales, a él ha pedido investigar a familiares de personajes que ocupan la atención del gobierno para así conseguir resultados al Presidente.

Esa asociación le puede ser valiosa ahora que podría ser investigado su hermano el notario 153 de la Ciudad de México, José Antonio Sánchez Cordero.

El apoderado del ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, le solicitó con carácter de urgente copia certificada de la escritura pública 93,809, de fecha 14 de noviembre de 2012, sobre la compra del inmueble ubicado en Ladera 20, interior 11, de la colonia Lomas de Bezares, en la Alcaldía Miguel Hidalgo, pero el notario contestó que su cliente no cubrió sus honorarios.

En ese tenor, el abogado Javier Coello Trejo pidió al notario le justifique en qué utilizó el millón 969 mil 420 pesos 73 centavos que le fueron depositados mediante el cheque 90 a su cuenta bancaria el 29 de noviembre de 2012.

Coello Trejo le hizo cuentas: por impuesto se pagaron un millón 729 mil 590 pesos, razón por la cual le sobraron 239 mil 823 pesos con 73 centavos, cuyo destino “mi representado desconoce para que fueron utilizados”, dice el abogado.

Y es aquí en donde viene el favor que quizás la Secretaria de Gobernación tenga que pedir a Santiago Nieto:

“Como seguramente es de su conocimiento, mi cliente y representado está siendo injustamente acusado por el delito de lavado de dinero y asociación delictuosa, delitos estos por los que igualmente imputan a su señora madre Gilda Austin de Lozoya, en virtud de que los dineros con los que se pagó (sic) los impuestos de la operación de la casa de Ladera, según la Fiscalía General de la República, devienen de fondos ilícitos, cosa que le aseguro señor licenciado, es absolutamente falso, pero es mi obligación hacerle de su conocimiento estos hechos, no vaya a ser que la Fiscalía quiera ir más a fondo sobre el tema”.

Por eso, le exige Coello Trejo al hermano de la Secretaria de Gobernación “me justifique en qué se gastaron…” los casi 240 mil pesos “que sobraron del pago que la señora Gilda le hizo a usted por esta operación”.

Si, Sánchez Cordero debe apresurarse a pedir el favor al titular de la Unidad de Inteligencia Financiera porque ahora uno de sus familiares podría estar bajo investigación.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...