Saludable muestra de autonomía del Poder Judicial en Puebla

Será apenas de rutina la reacción airada contra resolución, dividida, de magistrados del Trife; Miguel Barbosa y compañía no tienen argumentos para mantener sus quejas; el caso ha sido juzgado y, el viernes, los habitantes de la entidad tendrán gobernadora

Compartir:

Buena noticia para la democracia que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ratificara el triunfo de Martha Erika Alonso en la elección para gobernadora de Puebla.

Lo es también para quienes suponen que les bastará con la inigualable popularidad de Andrés Manuel López Obrador para imponerse, como le ocurrió a Miguel Barbosa, que es muchas cosas, menos popular.


Y buena noticia también lo es que el Tribunal lograra sacudirse, si bien con votación dividida, la irresistible influencia del Presidente López Obrador en todas las instituciones.

Desde luego que la ratificación del triunfo de Martha Erika no debió caer bien en Palacio Nacional y en Morena, pero es bueno para la democracia mexicana que el Poder Judicial de la Federación ofrezca rasgos de autonomía ante una corriente política, irresistible, que controla 2 de los 3 poderes federales, el Ejecutivo y el Legislativo.

Será apenas de rutina la reacción airada en contra de la resolución, dividida, de los magistrados, pero lo positivo es la lección a quienes suponen, erróneamente, que les basta con seguir a López Obrador para asegurar lo suyo.

Los perdedores hablan de presiones y amenazas a los magistrados para votar a favor de la esposa del senador Rafael Moreno Valle, pero ¿cómo y con qué podría amenazar la oposición panista si, al igual que la priísta, está tan menguada?

En todo caso, si se hubieran registrado presiones y amenazas, habrían provenido de otra parte, y no de la oposición.

La verdad es que el Poder Judicial de la Federación está dando lecciones de autonomía en temas tan sensibles como la ley de remuneraciones, y ahora en cuestiones electorales, como antes, y en otro contexto, lo hizo al perdonar la multa impuesta por el INE a Morena por el fideicomiso creado para ayudar a los damnificados de los sismos.

Barbosa y compañía no tienen argumentos para mantener sus quejas. El caso Puebla ha sido juzgado y, el viernes, los poblanos tendrán gobernadora.

Por lo demás, sorprende la reacción de Fernando Manzanilla, que no sólo fue uno de los funcionarios más cercanos a Moreno Valle, sino que es su cuñado. Pareciera que él, y no Barbosa, fue el derrotado.

No se entiende que la política llegue a dividir de esta manera a las familias.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...