Rosario Robles y el pacto de impunidad

Por lo pronto ya fue incumplido, al menos por 2 meses

Compartir:

Estalló la sospecha de la existencia de un pacto de impunidad entre Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, pero también sobre la sinceridad del actual mandatario cuando calificaba a su antecesora en el gobierno de la Ciudad de México, Rosario Robles, como “chivo expiatorio de los de arriba”.
Por lo pronto sí hubo el tal pacto; ya fue incumplido, al menos por 2 meses.
En esta circunstancia, algunos de los compañeros de gabinete de Robles implicados en las operaciones de compra-venta de las empresas Fertinal y Agronitrogenados (como el ex secretario de Hacienda, y de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray), por las que se persigue al ex director de Pemex, Emilio Lozoya, deben poner sus barbas a remojar.
Contra sus deseos, y lo propalado una y otra vez, Rosario se convirtió en el primer miembro del gabinete del Presidente Peña Nieto en ingresar en prisión. No le sirvió que su antiguo compañero de partido, López Obrador, dijera que sólo “es chivo expiatorio de los de arriba”.
La Fiscalía General de la República tendrá dos meses para probar que la ex titular de Sedesol y Sedatu fue omisa por no impedir el saqueo a las dependencias, no obstante haber sido informada, por sus subalternos, de forma escrita y verbal. A su vez, ella tampoco lo habría comunicado a su superior jerárquico, el entonces Presidente Peña Nieto.
En sus declaraciones, Robles afirmó que sí lo hizo, al menos “por la red roja”, es decir, el sistema telefónico que comunica al gobierno federal con el mandatario.
La información disponible no permite saber por ahora si se lo comentó en cuanto ella fue enterada por sus subalternos o hasta que fue del dominio público.
Determinar los tiempos es importante porque de ello depende que el ex mandatario sea acusado también de omisión o, en todo caso, exonerado de toda responsabilidad.
El fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, dispondrá de 2 meses, concedidos por el juez Felipe de Jesús Delgadillo, para ampliar la acusación.
Por lo pronto, a menos que, en 2 meses, la Fiscalía no pueda probar que Rosario fue omisa al impedir el saqueo por 5 mil millones de pesos en Sedesol y Sedatu, y que mantuvo ignorante a Peña Nieto, la ex lideresa nacional del PRD y ex jefa de Gobierno del Distrito Federal permanecerá en prisión, en espera de ser sentenciada.
La retención de Robles en Santa Marta Acatitla revive la especulación sobre la existencia del supuesto pacto de impunidad entre Peña Nieto y López Obrador usado por Ricardo Anaya en su campaña por la Presidencia. Rosario fue miembro del gabinete en el anterior sexenio hasta en dos ocasiones.
También permite especular si Andrés Manuel era sincero o no cuando se refería como “chivo expiatorio de los de arriba” al hablar de quien le ayudó a ganar su primera elección, cuando buscó con éxito, gracias a ella, la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.
Por lo pronto, Robles ya embarró a Peña Nieto, pero también al ex candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade, que fue secretario de Desarrollo Social antes de serlo de Hacienda.
Por eso es fundamental determinar en qué momento fueron informados tanto el ex Presidente como el ex candidato presidencial porque de eso depende si la Fiscalía podrá o no intentar su vinculación a proceso.
Si resulta que Peña Nieto y Meade se enteraron hasta que lo comunicó la Auditoría Superior de la Federación no tendrán problema porque a partir de entonces no sólo se enteró el país a través de los medios de comunicación, sino que se dieron instrucciones a los instrumentos del gobierno, como la Secretaría de la Función Pública, para investigar la llamada “estafa maestra”.
Habrá que esperar 2 meses para ver qué tanto puede conseguir Gertz Manero en sus investigaciones, mientras tanto, la permanencia de Rosario Robles en prisión debe servir de aviso a algunos empresarios poderosos y a varios de sus compañeros de gabinete implicados en las investigaciones de las adquisiciones de Fertinal y Agronitrogenados que hasta hoy creyeron que la lumbre no les llegaría tan cerca.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...