Ricardo Anaya debe buscar lugar en el Arca de Noé

Anaya está corriendo el riesgo de iniciar el mes de julio como un ciudadano más, sin mayor protección que la que le pueda dar un buen abogado experto en lavado de dinero

Compartir:

José Antonio Meade debe entender, si sigue adelante con sus propuestas de eliminar el fuero constitucional para cualquier servidor público, incluido el Presidente de la República, aun siéndolo él si gana las elecciones, se convertirá en grave riesgo para la clase política, cualesquiera que sean sus colores o siglas.

De hecho, semejantes propuestas (que, parafraseando a Luis Donaldo Colosio, sería: “Veo un México sin políticos con fuero…”) pueden convertirse en riesgo para su seguridad personal.

Quizá el mayor riesgo con Meade en la Presidencia y bajo el supuesto de que el Congreso de la Unión aprobara su propuesta de acabar de una vez por todas con el fuero, no sería para Ricardo Anaya, el candidato del Frente PAN, PRD y MC, bajo sospecha de haber participado o creado una red de lavado de dinero de alcance internacional para echarse una lana a la bolsa, porque en su condición de simple ciudadano no gozaría de protección constitucional, es decir, no tendría fuero y cualquier policía podría echarle el guante.

De ganar Meade y seguir adelante con su peligrosa pretensión, el riesgo sería para cualquier político convertido en padre de la patria o representante popular que hubiese cometido presuntas acciones que la autoridad estaría obligada a investigar y sancionar.

Anaya ha dicho, tan fuerte como su capacidad torácica se lo permite, que la lista de candidatos plurinominales del PRI a diputados y senadores conforman una especie de Arca de Noé, no por su condición de animales, que no lo son, sino porque, supongo, se trata de delincuentes en busca de protegerse con el fuero constitucional.

Es algo semejante como a escupir al cielo y esperar sin moverse a que la saliva caiga.

El candidato del Frente es temerario al generalizar la acusación porque, a diferencia de muchos que figuran en las listas plurinominales del PRI, él sí está bajo sospecha de supuestos actos ilícitos que la PGR no termina de encuadrar porque la idea no es evitarle ser candidato ni dejar al PAN, PRD y MC sin abanderado, sino esperarlo pacientemente a que pase el primer día de julio y conminarlo, como cualquier ciudadano que no es líder de un partido político o candidato presidencial, a platicar con la autoridad qué hizo el verano pasado en Gibraltar y otros lugares remotos.

En este contexto, el más interesado en que Meade pierda es Anaya, de la manera que sea.

Veamos: de ganar el candidato del PAN es evidente que no se atrevería a proponer al Congreso la supresión del fuero ni de las pocas causales, traición a la patria, por ejemplo, por las que se puede enjuiciar a un Presidente en funciones y porque, aun habitando en Los Pinos, no faltaría quién exigiera a la Fiscalía General de la República, autónoma o no, investigar qué hay de cierto en la presunta trama corrupta de Querétaro en la que el candidato panista ganó casi 50 millones de pesos triangulando dinero por todo el mundo.

Declaraciones como el Arca de Noé y los priístas que, según Anaya, se refugiarán en escaños y curules plurinominales para alejarse de la justicia, son meramente anecdóticas aunque ganen espacio en los medios tradicionales y se vuelvan virales en las redes sociales; pero propuestas como la de Meade, en el sentido de despojar de la protección constitucional a todos los políticos, por encumbrados que estén, incluido él si es Presidente, es altanamente provocativa y amenazadora.

Él puede darse ese lujo porque desde que ingresó al servicio público, más de 20 años atrás, cuidó y registró escrupulosamente sus ingresos y egresos como si se preparara para lo que hoy está viviendo; lo hizo así, por ejemplo, con un pequeño jardín que adquirió para su esposa, doña Juana.

Pero todo indica que no todos pensaron, como Meade, que el futuro los alcanzaría.

Así que quizá lo conveniente sería que Anaya retire el desafortunado símil del Arca de Noé para los presuntos delincuentes que buscan protección en candidaturas plurinominales, o troque la candidatura a la Presidencia por una modesta postulación plurinominal a diputado o senador a fin de gozar de las bondades del fuero.

Veamos por qué.

Algunas encuestas que no se hacen para el público y que no se publicarán, hablan ya de que Meade lo ha rebasado al menos por dos puntos; es decir, el candidato del Frente ya está en tercer lugar mientras el del PRI se encuentra a escasos ocho del puntero.

La percepción es otra y es probable que se trate sólo de cuentas del Gran Capitán para tranquilizar a los inquietos del PRI, pero cierto o no, Anaya está corriendo el riesgo de iniciar el mes de julio como un ciudadano más, sin mayor protección que la que le pueda dar un buen abogado experto en lavado de dinero.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...