Reglamentar los gobiernos de coalición

Es competencia del Senado de la República discutir, analizar y acordar un proyecto de ley en la materia

Compartir:
Senado de la República. Facultado

La reforma político-electoral aprobada en 2014 faculta al próximo Presidente de la República formar un gobierno estable a partir de un gobierno de coalición incluyente y una coalición parlamentaria plural.

La reforma requiere una ley que establezca el proceso para cumplir los objetivos políticos de la misma y que sea una alternativa real para las necesidades de gobernabilidad que demanda la sociedad.

Es competencia del Senado de la República discutir, analizar y acordar un proyecto de “Ley para el Gobierno de Coalición”.

Los senadores acordarán la normatividad respecto a los tiempos para la toma de decisión por parte del Presidente y el proceso de notificación, recepción y dictamen por parte de la Cámara, así como la discusión, votación y aprobación de los secretarios de Estado.

La decisión del Presidente de formar un gobierno de coalición debe considerarse durante y antes de su mandato.

Lo anterior dará flexibilidad al jefe del Ejecutivo para convocar a una coalición de las distintas fuerzas políticas y parlamentarias para generar acuerdos y dar estabilidad al gobierno cuando así lo demande la sociedad.

El Presidente deberá notificar su decisión, por escrito, a los senadores y deberá acompañar el documento con el convenio y el programa de gobierno suscritos entre el mandatario y los representantes de los partidos políticos que forman la coalición.

El convenio debe especificar los partidos políticos y grupos parlamentarios participantes, así como los legisladores que respaldan la aprobación y ejecución de la coalición; indicar las carteras de los secretarios de Estado que corresponden a cada partido y los titulares asignados, y la vigencia del convenio y posibles causas para su conclusión.

El programa de gobierno debe describir, de forma puntual, los propósitos, metas, indicadores de evaluación y plazos de ejecución.

Por otra parte, se deben especificar las acciones legislativas que serán impulsadas para fortalecer las acciones del gobierno y alcanzar las metas establecidas.

Por último, el compromiso de incluir los propósitos en el Plan Nacional de Desarrollo.

La recepción y dictaminación estará a cargo del presidente de la Cámara de Senadores, quien lo turnará a la Junta de Coordinación Política para que se realicen los proyectos de dictamen a partir de la recepción de los documentos.

Los proyectos aprobados deben ser presentados al pleno por la mesa directica para ser discutidos y votados conforme al método que se determine en el acuerdo parlamentario respectivo.

Es necesario que la Cámara de Senadores agilice la recepción y análisis de las distintas propuestas que presenten los diferentes grupos parlamentarios y actores políticos.

Es necesaria una ley incluyente, que sume las distintas voces de la ciudadanía y que sea aplicable en las elecciones de 2018 para establecer programas de gobierno y agendas legislativas que favorezcan el desarrollo de la sociedad mexicana.

 

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...