Rebelión en la ‘granja’… de bots

El golpe de circunstancias; el caso LeBarón, otro dolor de cabeza

Compartir:

Pues sí, el fin de semana, el Presidente, a propósito de su buscapiés de la posibilidad o no de un golpe de Estado en México, recomendó la lectura de “Las Ranas Buscando Rey”, de Esopo. Pero este lunes, con el asunto de las “granjas de bots”, soltó otro tema polémico, aderezado con la explicación “magistral” de Alejandro Mendoza Álvarez, titular de la Unidad de Información, Infraestructura Informática y Vinculación Tecnológica de la Secretaría de Seguridad.

Para emparejar los cartones no estaría mal que todos, entonces, leyéramos también “Rebelión en la Granja”, de George Orwell. En la matutina de este lunes, Mendoza Álvarez describió, en su exposición, que “se observó una importante actividad de lo que se conocen como ‘child bots’ o nodos de Aurelio Nuño Mayer, Juan Carlos Romero Hicks y Luis Calderón Zavala”.

Es decir, ellos serían los responsables de al menos el 26 por ciento de los “bots” (mensajes de usuarios no reales) generados en las redes acerca de la prensa a partir de la conferencia mañanera del 31 de octubre pasado.

En principio no parecía un tema polémico, sino un simple informe del manejo de mensajes “manipulados” que tenían que ver más hacia los medios de información que sobre el Gobierno Federal, pero a partir de que el ex Presidente Felipe Calderón, su esposa, Margarita Zavala, el panista Romero Hicks y Nuño, reclamaron su involucramiento partiendo de un análisis oficial, el asunto se convirtió en toda una “rebelión” en la “granja… de bots”, misma de la que, luego, López Obrador aprovechó para irse al cuello de los afectados.

 

EL GOLPE DE CIRCUNSTANCIAS

Ese es el que están asestando las diferentes escuelas Normales Rurales, pero que, al parecer, ante esta neblina de Culiacán y el supuesto golpe de Estado, sobre el que nadie había pensado en forma seria al menos del sábado hacia atrás, ningún funcionario federal ha tomado con la debida atención.

Este lunes, previo a días de enfrentamientos, y apoyos en Guerrero y Michoacán, alumnos de la escuela Mactumactzá, en Tuxtla Gutiérrez, secuestraron, por la fuerza, cuatro autobuses y dañaron otros, no sin antes golpear a personal de seguridad de una empresa dedicada al transporte público de pasajeros.

Coincidentemente, estas Normales Rurales operan sus “protestas” en territorios dominados por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación. Además de Chiapas, Michoacán y Guerrero (Ceteg), en el Estado de México y Puebla.

Podría ser que hayan tomado la palabra al Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, y que sea parte de la “Nueva Escuela Mexicana”, pues estos muchachos y muchachas son los profesores del futuro. O que sigan al pie de la letra el plan de estudios alternativo de la CNTE en cuanto a la materia de “desobediencia”.

Hace unos días lo dijo Jorge Cabrera, representante de la Coordinadora en Puebla, ante las acciones de las estudiantes de la Normal Rural “Carmen Serdán” de Teteles: “Son 15 o 16 normales; cuando una tiene problemas tienen el apoyo de las demás”.

 

EL CASO LEBARÓN, OTRO DOLOR DE CABEZA

Dos sucesos inéditos se dieron de domingo para lunes en el todavía sereno estado de Tabasco: El hallazgo de cinco ejecutados, maniatados, cuatro hombres y una mujer, en el municipio de Centla, y el enfrentamiento entre elementos federales y un grupo civil armado, con saldo de tres muertos y nueve heridos, en el de Huimanguillo, modificando el panorama para que otra entidad tranquila se sume al dolor de cabeza, a punto de convertirse en migraña, para el Gobierno Federal.

Pero no pasaron horas cuando un hecho igual de dramático, o mayor, porque involucra a niños, ocurrió en Chihuahua, en los límites con Sonora, y que, por su gravedad, suena a tormenta mediática.

El conocido activista de la comunidad mormona de Chihuahua Julián LeBarón denunció que un grupo armado ejecutó y quemó a su prima y sus cuatro hijos menores de edad, además de otras dos mujeres. Un supuesto grupo armado los habría atacado y secuestrado a por lo menos ocho niños más que viajaban en dos camionetas diferentes a la de su familiar.

Hasta anoche, los hechos eran confusos, pero resulta, para el Gobierno Federal, un machucón de dedos con la puerta de la inseguridad en momentos en que el Presidente trata de defender a toda costa su estrategia contra la violencia.

No hay vuelta de hoja, un inusitado incremento de la inseguridad tanto en el sur como en el norte del país. ¿Qué sigue?

 

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/

Twitter: http://twitter.com/malosos

 

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...