Son tiempos de unidad, no de odios y venganzas

Las cosas se resuelven con inteligencia no con actos viscerales. En lugar de ponernos a criti car al Presidente, debemos entender que su política puede molestar a muchos, pero es correcta en el apoyo y solidaridad para los pobres

Compartir:

ENTRAMOS A LA FASE 2 EN EL CONTROL DE LA PANDEMIA, TODOS A GUARDARSE Y CUIDARSE DE NO SER CONTAMINADOS PARA NO CONTAMINAR.
Sin duda millones de mexicanos estamos angustiados, muchos tienen el terror de contaminarse, pero los desocupados, los millones que viven o vivimos al día, los que tenemos que talachar diario, o no comemos, ni comen los nuestros; los que no gozamos de prestaciones ni salario seguro, pues en verdad estamos ante la disyuntiva de que salimos con todos los riesgos o también morimos de hambre, marginación y miseria de poco a poco, algunos me dirán que exagero, pero no, muchos no han tenido la experiencia del hambre y del dolor y las experiencias de vida y muerte, de aislamiento brutal por la represión, no, no conocen y lo que no se conoce no se valúa ni se entiende.
Hoy en día más de 46.4 millones de mexicanos están en la tablita con sus familias porque ellos son los que laboran en la economía informal, y cuando el hambre y la desesperación llegan no nos espanten los saqueos como los que se han dado últimamente porque esos son saqueos de hampones que van por celulares o televisiones y productos electrónicos, que nos debemos de preocupar cuando los hambrientos comiencen a protestar y salgan a las calles a tomar lo que puedan para mitigar el hambre de sus casas, porque la violencia vendrá cuando ya nadie tenga nada por perder, porque se perdió la solidaridad y los apoyos.
Así que en vez de ponernos a criticar de que si el Presidente es un bruto o que no hace nada, debemos entender, y no lo defiendo sino que analizo, que su política puede molestar a muchos, pero es correcta en el apoyo y solidaridad para los pobres, porque sabe desde hace mucho que es mejor contenerlos y apoyarlos que soltar las amarras de los demonios por las calles y tan es así que, los verdaderos empresarios y financieros saben que en los actuales momentos es mejor esa política, porque evita la violencia y la anarquía y que, incluso ellos, con todo el dinero del mundo no tienen a donde ir en un mundo que está enfermo y globalizado del coronavirus y que  mata por igual a los ricos o los hambrientos, así que es mejor apoyar en el pueblo donde viven a pretender emigrar a donde ni siquiera están a gusto o solamente van de visita y de vez en cuando.
Pues sí es impresionante que incluso al inicio se pueden conocer miles de historias de mexicanos o extranjeros que viven en la soledad y el terror, en el no saber qué pasará al otro día, de como muchos, miles que están expulsados por el hambre y trabajan en el extranjero sin conocer los idiomas, no saben cuándo podrán tener nuevos ingresos y más trabajo, se cierran los campos agrícolas, las fábricas, las casas, los hoteles, los restaurantes donde laboran como lavaplatos o meseros, las casas no ocupan jardineros ni choferes ni gentes que hagan composturas y la construcción se paraliza y así miles tienen que regresar o morir allá, donde les toquen las campanas que anuncian las otras tragedias en sus casas.
Así estarán millones o estaremos millones de gentes y a lo mejor no tiene mucha conciencia el Presidente, pero después de los cuarenta años en este país se le considera viejo y no lo ocupan porque no quieren cargar con las prestaciones y mejor los sustituyen, al fin y al cabo hay miles que desean y obtienen el empleo incluso con menores prestaciones y salarios.
Conozco historias de miles de profesionistas que no han logrado tener un empleo en su ramo y trabajan en el taxi o en los comercios o en el comercio informal para sobrevivir, llenos de resentimiento y llenos de dolor, y ahí, por esto, mayores sacrificios a los que menos tienen o tenemos y por tanto nos acercamos al no tener nada que perder y así comienzan, no lo duden, los movimientos de protesta donde ya no entran los llamados a la calma sino los llamados a la guerra y da lo mismo morir ahora que morir de poco a poco, si esto no lo entienden muchos de los quejosos y criticones de celular y de redes que solamente eso hacen en vez de ayudar y solidarizarse con los que menos tienen, pues también se exponen a la violencia y a que sus odios viscerales, no consientes ni razonados contra un hombre que tienen un sueño y un proyecto, buscan desestabilizar, porque así creen que solucionan sus males y no se dan cuenta de que los aumentan y ponen en mayores riesgos a todos los que quieren.
Por esa razón, son tiempos de los apoyos y solidaridad, no de los desacuerdos y las venganzas.
Hace unos días me encontraba a un conocido que muy molesto y encabronado, lanzado pestes contra el Presidente porque según él era el responsable de la crisis y de los faltantes en los centros de venta y vociferaba porque no encontraba tapabocas, ni gel, ni agua embotellada, cuando él tiene alberca en su casa y goza de buena posición económica, toda su preocupación era eso, y cuando le dije que existían solamente al mirar en los montes cercanos miles de marginados y hambrientos, en esas calles tan cercanas, me dijo que ese era culpa del Presidente, y no tenía él por qué preocuparse por su seguridad porque le debían esa, porque “él si paga impuestos”.
Claro que no dijo lo que le aumenta a la gasolina ni lo que roba en los litros de menos, ni en lo que han explotado por años a cientos de indígenas que cortan el café y los que elaboran el mezcal y trabajan de jodidos en sus empresas y restaurantes y hoteles, y él, seguía sosteniendo que ocupaba gente y que el Presidente en lugar de hacer declaraciones en favor de los más pobres, debería proteger a los empresarios.
Cuando le dije que si los hambrientos se salen a la protesta, solo se le ocurrió que entonces hay que sacar a las tropas para parar las acciones de los “comunistas” que no respetan la propiedad privada, así de ciegos andamos, y cuando queremos encontrar caminos con ojos ciegos lo más seguro es que caigamos en los pozos donde se terminan los sueños… repetimos, son tiempos de solidaridad no tiempos de odios ni rencores ni venganzas… cada cosa en su tiempo y en su lugar. Las cosas se resuelven con inteligencia no con actos viscerales.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...