Política económica, el tema prioritario en la próxima agenda gubernamental

Representa el pilar principal de todas las democracias liberales

Compartir:
Temas como la disminución de la desigualdad social, el crecimiento productivo y la modernización del TLCAN serán las primeras tareas en la agenda del Presidente electo

La economía es el pilar principal de todas las democracias liberales e indiscutiblemente forma parte de su política interior y exterior.

Por esta razón, temas como la disminución de la desigualdad social, el crecimiento productivo y la modernización del Tratado del Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) serán las primeras tareas en la agenda del Presidente electo.


La desigualdad y la pobreza en el país son una realidad que debe cambiar, y se debe hacer con políticas económicas que favorezcan y otorguen continuidad a la movilidad social.

La movilidad social son los cambios que experimentan los miembros de una sociedad en su posición socioeconómica.

En México han tenido gran éxito las políticas sociales que utilizan transferencias condicionadas para reducir la pobreza extrema.

La continuidad de estos logros se debe hacer con políticas económicas redistributivas.

Los programas de transferencias ayudan a los ciudadanos a superar el primer eslabón de desarrollo, contar con un ingreso mínimo.

Estas personas beneficiadas lograrán moverse a un segundo eslabón si consiguen empleos formales y bien remunerados.

El apoyo a la constitución y fortalecimiento de la Pequeña y Mediana Empresa (PyME) es una política viable para la continuidad.

Las PyME representan el 99.8% de las unidades económicas del país, aportan el 42% del Producto Interno Bruto (PIB) y generan el 78% de empleos.

El apoyo a las PyME también es una alternativa que favorece el crecimiento productivo del país y contribuye a la distribución per cápita de la misma.

El apoyo a los emprendedores mexicanos va de la mano con la generación de empleos bien remunerados, lo que fortalece el mercado interno otorgando mayor poder adquisitivo a las personas y generando dinamismo económico.

El fortalecimiento del mercado interno a través de las PyME contribuye al crecimiento, amén de disminuir la dependencia a otros mercados.

La dependencia actual al mercado estadounidense es un tema que se debe abordar, con seriedad, en la siguiente administración debido a la tendencia proteccionista que ha tomando el actual gobierno de Estados Unidos.

El TLCAN ha otorgado grandes beneficios a los países miembros, pero la modernización del mismo se ha vuelto tormentosa por las amenazas e imposiciones por parte de la Casa Blanca.

Ante esa situación, el fortalecimiento interno y la diversificación de la matriz comercial son políticas económicas que se deben considerar.

El próximo gobierno debe hacer todo lo posible para preservar el TLCAN, pero no cerrarse a otras opciones en caso de que la postura estadounidense continúe inflexible.

La diversificación de las relaciones comerciales es elemental para que la posible salida de EU del tratado no impacte la economía nacional y la de las familias mexicanas.

La economía nacional e internacional, definitivamente, ocupará un lugar prioritario en la próxima agenda de gobierno y se deberán dar soluciones que contribuyan a la movilidad social, al desarrollo social y a la aperturas de mercados.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...