Peña Nieto entre el malo y el peor

Posiblemente tenga un nombre en mente, pero en la percepción, dentro y fuera de su partido, NO hay grandes diferencias entre Osorio y Meade, Nuño y Narro.

Compartir:

No me refiero a dos candidatos ni a los cuatro sembrados por Emilio Gamboa, o a los 8 ranqueados en la lista personal de Enrique Peña Nieto, por decir un número progresivo.

Me refiero a la gran distancia del candidato del PRI en el 2012, comparado con la nebulosa decisión para el 2108. Y no es que Peña sea mejor elemento que los aspirantes priístas de ahora; eso lo sufriremos los ciudadanos más tarde, si gana la elección presidencial.

Pero, indudablemente, el ex gobernador del Estado de México fue un buen candidato, como Vicente Fox Quesada, dicho, incluso, por los panistas disgustados con la candidata Josefina Vázquez Mota en plena campaña.

Ahora, Peña Nieto tomó el avión presidencial rumbo a Vietnam con la gran interrogante; posiblemente tenga un nombre en mente, pero en la percepción, dentro y fuera de su partido, NO hay grandes diferencias entre la posición de Miguel Ángel Osorio Chong y José Antonio Meade Kuribreña, o de Aurelio Nuño Mayer con José Narro Robles.

Peña Nieto está solo en esta atribución autocrática de la cultura priísta, ahora llamada “liturgia”, cuando el primer militante es el Presidente de la República. En los entendidos de la cofradía no hay respuesta más cabrona que la recibida cuando el Presidente pregunta “¿quién crees que deba ser el candidato..?”: “El que usted elija señor Presidente”.

Para infortunio -que deberá resolver antes de terminar el mes-, la definición de Morena es muy clara con Andrés Manuel López Obrador, y la del PAN o del Frente Ciudadano NO juega con otros perfiles diferentes a Ricardo Anaya Cortés, la fuerza política de los coaligados con mayor arsenal.

En esta ambivalencia, los problemas de la Corte priísta se mueven en pantanos de cortesía, con mensajes encriptados, posiciones en fotografías y un sinnúmero de variables, para deleite de la opinión publicada.

¿A quién le interesa el candidato del PRI, más allá de los priístas..?

Los mexicanos somos electores temporales, no de tiempo completo, como debería, si tomamos en cuenta que la decisión nos encadena a tres años con alcaldes y diputados, y a seis años con gobernadores y el Presidente. Así escuchamos la queja de malos gobiernos, saqueadores, abusivos y hasta criminales, como la lista de gobernadores consignados e investigados, es el lamento en todos los rincones del país.

En los más de 70 años de dictadura perfecta, el Presidente NO decidía candidato; decidía heredero; ahora, los partidos y coaliciones pretenden hacer lo mismo. Esto es, según los estudios de campo, y a simple vista, todo indica que el Presidente saldrá de cualquiera de las coaliciones: PRI-PVEM-Panal, PAN-PRD-MC o Morena-PT, NO de una candidatura ciudadana, las cuales quizá una o dos logren el registro.

Al concilio del PRI lo dirige una sola voz, como describió Peña Nieto la “liturgia”, en el foro Fortaleza de las Instituciones. Aunque esas decisiones presidenciales han provocado grandes aberraciones y escisiones oscuras, verbigracia Manuel Camacho Solís y Luis Donaldo Colosio Murrieta en la historia indeleble.

En los hechos ya decidieron por nosotros, aun cuando la insaculación difiere en los tres polos: En el PRI es una caja negra donde el Presidente de la República nombra a un tercero sin revelar el proceso de toma de decisiones, esto es, no sabremos en realidad si consultó encuestas, o a notables, o fue producto de una corazonada. Y de llegar a revelar el algoritmo permanecerá la duda de si es una simple fachada para presentarlo como un proceso inteligente.

El candidato de Morena será una decisión autocrática, de auto-unción, que NO necesitará explicación alguna por su naturaleza de auto de fe en la superioridad moral de Andrés Manuel López Obrador.

El abanderado del Frente Ciudadano será consensuado por incidencia de intereses de los partidos participantes a través de un método controlado que no deje espacio a filtraciones o desagradables sorpresas.

Lo dicho, ya decidieron por nosotros, pero falta optar por la continuidad o el cambio, y qué tipo de cambio queremos.

 

twitter: @hugopaez

blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx

facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...