‘Pejendejada’ impulsa al Frente como mayor oposición

Era cosa de esperar para aflorar la debilidad de Andrés Manuel López Obrador. El PRI está de pésame, su adversario puntero, pero más vulnerable NO tiene defensa.

Compartir:

El PRI está de pésame. El opositor puntero, pero el más vulnerable, Andrés Manuel López Obrador, cometió una torpeza que NO podrá arreglar ni al retractarse en público.

La sugerencia de una amnistía a narcotraficantes en Quechultenango, Guerrero, es inadmisible, una práctica imperdonable que quedó en el pasado, la más reciente, la firma del Pacto de Legalización entre el gobierno de Michoacán, a cargo de Fausto Vallejo -cuyo hijo Rodrigo fue captado en video negociando con Servando Gómez La Tuta-, el comisionado para la paz, Alfredo Castillo Cervantes, y grupos de autodefensas de Michoacán con María Elena Morera como testigo.

Muchos de los autodefensas firmantes estaban ligados al narcotráfico y, posteriormente, tomaron espacios de Nazario Moreno y La Tuta.

Y no hay forma de justificar a Andrés Manuel; su reflexión erige al Frente Ciudadano por México como el verdadero opositor, el viejo temor del PRI-PVEM-Panal, a sabiendas de la propensión del líder de Morena por cometer locuras discursivas en la plaza pública.

La autoinmolación a modo del adversario provocó confusión en el gobierno federal y el tricolor; el precandidato José Antonio Meade criticó con suavidad la declaración: “Es una ocurrencia”; posteriormente modificó su posición al decir “estamos del lado de las víctimas; no de los victimarios”.

Era cosa de esperar para aflorar la debilidad de Andrés Manuel, a flor de piel, sin previo aviso, sin consultar a sus asesores, sin medir los megatones de la bomba; tal vez ni pensó que era una bomba, esa que algunas tesis tratan de explicar como mero impulso por ganar votos en zonas dominadas por el crimen organizado; ¡por favor..!; ni en las zonas de más arrastre los involucrados pasan de un 5%.

Lo he comentado algunas veces; sólo hay que esperar a ver emerger a su enemigo interno, que tome el micrófono en algún mitin o en alguna improvisada entrevista; así se dio el plantón de Reforma, el “cállate chachalaca” a Vicente Fox, el reclamo al Ejército de Salvador Cienfuegos por los 43 normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos el 26 de septiembre del 2014 en Iguala, de los Abarca, sus apadrinados políticos, y la acusación directa a la Marina de Vidal Soberón por “los jóvenes masacrados en Tepic, Nayarit” el 9 de febrero, en un operativo contra el “H2”, lugarteniente de los Beltrán Leyva, que nunca existieron, y, a últimas fechas, la defensa de los huachicoleros en Puebla.

El Frente Ciudadano debería estarle agradecido. La masa de voto antisistema buscará refugio en algún tipo de oposición; esa clientela NO ve al PRI como opción, ni con el sospechoso discurso de Meade Kuribreña de combate a la corrupción cuando fue totalmente tolerante durante el sexenio, pero habrá que esperar la prueba de fuego del Frente; al menos Ricardo Anaya, Miguel Mancera y Rafael Moreno Valle tienen la responsabilidad autoimpuesta de sacarlo adelante.

Por la Pejendejada ni preocuparse, ya lo hace el PRI, y, además, tratará de rehabilitarlo para tener el adversario ruidoso, a modo, que garantice la victoria de la continuidad, y aún falta el guardado que le tienen sobre Nicolás Maduro y Venezuela, sin embargo, NO les conviene una muerte prematura que encumbre a Anaya, Mancera o Moreno Valle.

Y todavía falta medio año.

 

twitter: @hugopaez

blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx

facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...