Para Meade, López Obrador es un niño travieso

Ante los miembros del Colegio de Ingenieros se permitió ironizar a costillas de Andrés Manuel López Obrador

Compartir:

Por si alguien duda que José Antonio Meade haya cambiado, ante los miembros del Colegio de Ingenieros se permitió ironizar a costillas de Andrés Manuel López Obrador.

Un directivo le obsequió un ejemplar del libro “Travesuras de la niña mala”, de Mario Vargas Llosa, y el candidato del PRI reaccionó a bote pronto: “Creo que va a escribir una secuela que se llame ‘Malas propuestas del niño peligroso’”.

Todos sabemos que en la presentación de su libro “La llamada de la tribu”, el Premio Nobel de Literatura advirtió del “suicidio” que cometeríamos los mexicanos si López Obrador se convierte en Presidente.

El ex secretario de Hacienda empieza a caminar de manera diferente.

Decidido a acabar con la leyenda urbana de que la elección ya está decidida, en favor del candidato de Morena, desde luego, se refirió a que el puntero de marzo en el 2000, perdió las elecciones; igual ocurrió al de 2006, López Obrador, obviamente.

Pero sobre todo no temió involucrar en el razonamiento al Presidente Peña Nieto. El de 2012 perdió 20 puntos que llevaba de delantera en marzo, pero ganó.

En 2012 el periódico Milenio publicó a diario una encuesta que mantenía en los cuernos de la nube al candidato del PRI, pero no correspondía a la realidad; Peña Nieto contrató a un encuestador que nunca le mintió, Liébano Sáenz, de Gabinete de Comunicación Estratégica, y con mucha anticipación supo que ganaría con diferencia de 7 puntos. Por cierto, IMPACTO publicó aquel dato días antes de la elección.

Pero Meade sigue de vena y recordó una de sus profesiones, la de economista:

“Los ingenieros y los economistas saben perfectamente bien que no podemos hacer una regresión con tres datos, pero no deja de ser significativa la maldición del primer trimestre”.

Estos dos comentarios del candidato priísta deben alertar a los asesores de López Obrador y Ricardo Anaya porque Meade empieza a exhibir un sentido del humor que sólo sus muy cercanos le conocían, pero además su capacidad de reaccionar al bote pronto.

No hay duda que mientras sus contrincantes recurrirán en los debates a las consabidas láminas con datos sobre corrupción, inseguridad, etcétera, y además pretenderán ridiculizarlo, Meade echará mano de esa mordacidad que había pasado inadvertida para quienes no lo vimos nunca de cerca, pero además exhibió una faceta adicional, no teme tocar al Presidente Peña Nieto.

Así que si la estrategia consistirá en atacarlo a partir de acciones del gobierno, el candidato absorberá los golpes y responderá de manera que no han calculado sus contrincantes.

Con este estilo, puede ser letal.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...