Para defenderse de Ochoa Reza, López Obrador, Anaya, Barrales y más

Especie de fórmulas o recetas permite predecir el comportamiento humano en base a un historial recopilado por un conjunto de variables

Compartir:

Los electores somos algoritmos; es la tesis del historiador Yuval Noah Harari. Esto es, una especie de fórmulas o recetas que permite predecir el comportamiento humano en base a un historial recopilado por un conjunto de variables.

Como algoritmos somos perfectamente previsibles, y a toda acción de reclamo en momentos de crisis llegó la respuesta demagógica de los partidos políticos en el centro del desastre telúrico: Proponen regresar a los ciudadanos el dinero destinado para su operación, etiquetado para el trend topic del momento: El sismo.

En los cuartos de guerra del PRI, PAN, Morena y PRD entienden que la mejor oferta obtendrá más simpatías electorales. A partir de ahí se desató la guerra entre Enrique Ochoa Reza, Ricardo Anaya Cortés, Alejandra Barrales y Andrés Manuel López Obrador, con el propósito de aumentar la apuesta a partir del sacrificio de plurinominales diputados y senadores, de recortar gastos, lo mismo que algunos puestos de la alta burocracia, y los seguros de gastos médicos mayores, etcétera.

Casi la totalidad de los millennials publica parte importante de sus vidas en Facebook, Twitter e Instagram, y otra parte significativa del universo electoral hace lo mismo, lo suficiente, para ganar o perder una elección.

Se dirá que esto no es nuevo, que basta la intuición para concluir lo mismo, pero no es así; los indecisos juegan un papel muy importante y la distancia entre candidatos suele cerrarse al final de la contienda; en este punto, los algoritmos juegan un papel de vital importancia, y quien tenga la mejor tecnología tendrá más armas.

El gobierno de Enrique Peña Nieto ponderó la importancia digital desde el periodo de transición. Al tomar la banda presidencial de Felipe Calderón nombró a una ex Google, Alejandra Lagunes, para tomar las riendas de un proyecto del cual aún no conocemos sus dimensiones reales, no obstante, por una serie de errores exhibió tentáculos en el sistema de espionaje Pegasus y con la evidente estrategia de boots informáticos que mide todo lo que usted hace en la red. Con los rastros que dejamos en Facebook, Twitter, Instagram, visitas y compras en portales, analizan sus filias, fobias, indignaciones, alegrías y tendencias políticas… mediante algoritmos que permiten predicciones con buen nivel de precisión.

Algunos despachos contratados a nivel internacional hacen eso; por ejemplo, Stephen Bannon utilizó sistemas algorítmicos de Goldman Sachs en la campaña de Donald Trump contra Hillary Clinton; Luis Costa Bonino hace lo mismo con clientes mexicanos.

Si usted suele consultar información sobre Venezuela agrega algún comentario de indignación contra Nicolás Maduro o le da un like a quien lo hizo, o sigue religiosamente, en redes, a Leopoldo López o Lilián Tintori, seguramente le preocupa la estabilidad de México y repudia una ruta como la del chavismo. Con esos datos es suficiente para que el equipo de propaganda de los adversarios de Morena provoque cierta psicosis sobre la probable llegada al poder de López Obrador.

¿Se trata de estrategias específicas de manipulación..? Sin duda, tal como lo estamos viendo en las propuestas de los partidos sobre el recorte de sus prerrogativas y del gasto gubernamental. En ese arrebato, el PRI, que ya había medido las ganas del público por mandar a la hoguera las legislaturas plurinominales de todo tipo, decide incluirlo en la propuesta parlamentaria.

De hecho, el olfato de López Obrador lo llevó, desde el sismo del 7 de septiembre, a ser el primero en proponer la entrega de prerrogativas partidistas, a pesar de que los aspirantes independientes insistieron en ello con mucha anterioridad, pero ellos no lo tienen, por lo tanto, no pueden ser los autoinmolados, como Ochoa, Anaya, Barrales y AMLO.

“Damos respuesta a la sociedad con una actitud responsable”, dicen el PRI, Morena y el Frente Ciudadano por México, cada quien por su lado.

Habrá que reflexionar si esa respuesta estaba lista antes de que la sociedad on line formulara la exigencia. Vivimos en la red, a un clic de conocernos.

 

twitter: @hugopaez 

blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx

facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...