Osorio al Senado; ¿Castillejos o Cervantes a Gobernación?

Así como fue el primer priísta de nivel que le ofreció su apoyo y lealtad cuando decidió ser candidato presidencial, Osorio cuidará de su jefe y amigo en el sexenio próximo, cuando las lealtades y amistades estarán a prueba

Compartir:

De la lealtad de Miguel Osorio Chong a Enrique Peña Nieto, no hay duda; quien estuvo a punto de salir de Relaciones Exteriores por el destape anticipado de José Antonio Meade ante los embajadores fue Luis Videgaray, pero en el último momento ese hado de la suerte que quiere destruir el Tratado de Libre Comercio, Donald Trump, lo salvó.

Sí, el TLCAN obró el milagro de mantener vigente a Videgaray, pero Miguel Osorio Chong regresará a Hidalgo vía la candidatura de mayoría del PRI para ser senador de la República y, eventualmente, coordinar la fracción priísta en la próxima Legislatura.

Mientras, Videgaray alargará tanto como pueda las negociaciones del Tratado para empatar sus tiempos con los de José Antonio Meade y continuar en el primerísimo lugar de la burocracia, a condición de que gane el candidato del PRI, Osorio irá a buscar el voto de los hidalguenses para su candidato presidencial y para él mismo.

Osorio pudo permanecer en Gobernación hasta el final del sexenio, pero pidió ser candidato a senador; no se marchará por nada que tenga que ver con berrinches al estilo de Manuel Camacho ni por la decisión del Partido Encuentro Social de aliarse con Andrés Manuel López Obrador; esto último tuvo que ver con el menosprecio y la desatención de los asesores del Presidente a Hugo Eric Flores Cervantes, el líder de las agrupaciones ultraderechistas.

Contra las versiones propaladas, la relación del secretario de Gobernación es estrecha con José Antonio Meade; ambos acordaron que no existan intermediarios en su comunicación. Lo que deba platicarse será de manera directa.

El problema está en encontrar con quién suplir a Osorio, dado que no hay muchos dispuestos a aceptar un puesto de tal envergadura cuando el sexenio está por finalizar, pero además en medio de un proceso electoral que amenaza con ser borrascoso.

Su ausencia podría significar el retorno a primerísima fila de Humberto Castillejos o Raúl Cervantes, dependiendo si el Presidente Peña Nieto opta por el ex consejero jurídico de la Presidencia o por el ex procurador general de la República.

La decisión por cualquiera será controvertida, irónicamente fortalecerá la presencia del secretario de Relaciones Exteriores, pues ambos son sus aliados.

Cuando se consume la candidatura de Osorio, el Presidente perderá a uno de sus más leales colaboradores, el que, sin duda, ha cargado sin aspavientos ni desplantes con la más fea de la fiesta.

Así como fue el primer priísta de nivel que le ofreció su apoyo y lealtad cuando decidió ser candidato presidencial, Osorio cuidará de su jefe y amigo en el sexenio próximo, cuando las lealtades y amistades estarán a prueba.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...