Oportunismo y politiquería sin cabida en Comisión Especial de Reconstrucción de la ALDF

Plena coincidencia entre jefe de Gobierno de la CDMX y diputados locales

Compartir:

Primera parte

 

En la Capital de la República el pueblo y el gobierno de la CDMX, están muy lejos de gobernar con apatías y están auxiliados por razones humanitarias muy por encima de una crisis de desconcierto por los terremotos sucedidos. Al contrario gobiernan y actúan juntos con una responsabilidad generosa de la población capitalina y como el gobierno de Mancera en plenas funciones. Grave sería una actitud como hace 32 años en los sismos del  85. Hay que reconocerlo.

Reaccionan solidarios con los fallecidos y sus descendientes.  La gente de esta ciudad ha tenido la oportunidad de aseverar la respuesta del gobierno,  pero ante todo de la propia sociedad ante la tragedia natural de la catástrofe. Al final de la calamidad no han perdido, ni uno ni el otro, el  tiempo adecuado para la recuperación con todos los recursos propios y extranjeros,  ante los enormes daños causados  entre los pobladores  de los inmuebles colapsados y los que quedan en pie milagrosamente, pero a punto de caer.

De estos últimos en peligro inminente  de colapsarse, se avanza en una técnica segura para evitar daños colaterales en otros inmuebles a salvo.  Hay  decisión y capacidad  de la ingeniería mexicana, que investiga la motivación tan caprichosa y dispareja en el espacio afectado de la ciudad, por los daños ocurridos sin un denominador común en las delegaciones afectadas. En voz baja se especula  entre la calidad del suelo o quizás en la calidad de los materiales utilizados en la edificación, pero eso corresponde  determinar  al gobierno de Miguel Ángel Mancera, para que no se propaguen teorías tendenciosas  sin fundamento.

Hay plena coincidencia entre el jefe de Gobierno de la CDMX y  los integrantes de la Comisión  de Gobierno de la  Asamblea Legislativa del Distrito Federal. En este sentido el diputado Leonel Luna Estrada, Presidente de la Comisión de Gobierno, ha informado en rueda de prensa con sus pares que ese órgano legislativo, ha determinado constituirse como una Comisión Especial de Reconstrucción de esta capital, y ha estado facilitando determinaciones de cambios en leyes o acuerdos determinados,  para facilitar el ejercicio del gobierno y de esta Comisión Especial de los grupos de diputados coordinadores de los 9 partidos políticos de la ALDF, para la obtención de los recursos financieros necesarios para este fin. Al parecer predomina en ese urgente órgano de gobierno,  la idea de evitar de esta manera la intromisión del oportunismo, la sinvergüenza y la politiquería.  Muy buena esta decisión en beneficio de los afectados realmente.

La captación y ejercicio  de los recursos necesarios, son fundamentales para concluir la etapa superada, tan pronto se terminen de retirar los escombros generados en la fecha trágica, y alistarse con los recursos financieros locales y federales,  tan pronto como sea posible, para la reconstrucción en la que interviene, el sector privado, el Fondo Nacional de Desastres (Fonden),  la Asamblea Legislativa del Distrito Federal  (ALDF),  por lo que es un hecho que  es cuestión de semanas concluir los derrumbes necesarios y el retiro de los escombros e iniciar la rehabilitación de las zonas derruidas.

De esto se dice fácil pero es difícil. Se requiere como dice la canción de dinero pero mucho dinero, nadie lo celebra ni lo agradece con críticas o manifestaciones de los malquerientes con signo de pesos. Quizás la sinceridad y la angustia sea sólo de sus tristes habitantes, que vieron esfumarse su patrimonio más sentido y espera las facilidades ya anunciadas por el Jefe de Gobierno de la CDMX Miguel Ángel Mancera,  para diseñar formas de créditos o subsidios o las dos cosas, para recuperar sus departamentos, adquiridos principalmente domiciliados en las Delegaciones Cuauhtémoc, Coyoacán, Benito Juárez, Gustavo A. Madero y Tlalpan, pero no son las únicas. Se trabaja intensamente por parte del personal para evitar omisiones o sinvergüenzadas.

En suma marcha bien la rehabilitación de las viviendas afectadas, pero es cuestión de tiempo, no puede ser de inmediato, es posible que  dure plenamente hasta cinco años y  que el gobierno de Mancera donde quiera que se encuentre,  siga apoyando como ahora a su ciudad, logrando los recursos necesarios para este fin.  Los ciudadanos estamos solidarios con esta Realidad Urbana. La función tiene que seguir.

 

[email protected]

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...