Naturaleza represiva de Morena aprueba ‘Ley Garrote’ a modo de Dos Bocas y la 4aT; manifestantes serían extorsionadores

Equivocación en Palacio Nacional, con ganas de ‘tiznar’

Compartir:

Con ligeras modificaciones se aprobó, oportunamente, la “Ley Garrote” del gober morenista Adán López Hernández en Tabasco, ya que este jueves 1 de agosto inician los trabajos de la refinería de Dos Bocas, confirmó la Secretaria de Energía, Rocío Nahle García.

Esto es, todo aquel que pretenda hacer alguna manifestación que entorpezca la obra, bloquee el paso de camiones materialistas, de ingenieros, albañiles y más, podría ser enviado a prisión hasta por 13 años, y si lleva niños, o pide algún beneficio a cambio de dar el paso, pues le dan hasta 19.5 años de cárcel.

Así que ni se les ocurra utilizar los métodos de los entonces priístas, posteriores perredistas y ahora morenistas, en la toma de pozos petroleros en Tabasco. Basta recordar las declaraciones del ex gobernador Leandro Rovirosa Wade en el 2006: “Sólo un gobernador pelele no podía haberse dado cuenta de lo que ocurría en su estado…”.

“Andrés Manuel López Obrador era quien agitaba a las turbas indígenas y campesinas para reclamar a Pemex el pago de daños a tierras y cosechas, pero yo aceptaba la situación y, desde luego, lo apoyaba moralmente… tuve pleitos personales muy fuertes con Jorge Díaz Serrano y nuestras diferencias no eran un secreto, al grado de que el jaloneo daba a veces la nota de ocho columnas en los periódicos”.

Indudablemente, Adán López es solamente un ejecutor de la 4aT que incrementó la pena del delito denominado: “Interrupción o dificultamiento del Servicio Público de Comunicación”. Ese delito ya existía, pero con penas menores; ahora va de 6 a 13 años de prisión.

En los hechos, todo aquel que dificulte la construcción de una obra pública, ya sea portando carteles, mantas, megáfonos y más, puede ser catalogado como un extorsionador, según la aprobación del Congreso del Edén con el nuevo tipo penal: “Impedimento de ejecución de trabajos u obras”.

Solamente los muy ingenuos piensan que el antecedente se quedará en Tabasco porque ya ronda en otros congresos, incluyendo el de la CDMX, con mayoriteo de la bancada de Morena de Ricardo Ruiz Suárez y la mano amiga de Claudia Sheinbaum Pardo, quienes ven con buenos ojos la medida, que juran que NO es represiva.

Las réplicas de la Ley Garrote se sentirán, próximamente, en los estados de la ruta del Tren Transístmico: Chiapas, con la iniciativa de Rutilio Escandón Cadenas, en Campeche, con la de Carlos Aysa, bajo las órdenes de Alejandro Moreno Cárdenas “Amlito”, y seguramente van a convencer a Carlos Joaquín González que le envíe al Congreso de Quintana Roo.

EQUIVOCACIÓN EN PALACIO NACIONAL, CON GANAS DE ‘TIZNAR’
No sean gachos; que alguien le pase bien los datos al presidente Andrés Manuel López Obrador porque el sábado dijo que el ex director del Coneval, Gonzalo Hernández Licona, ganaba 220 mil pesos mensuales, y en la conferencia mañanera de este lunes dijo que eran 200 mil pesos, y ni siquiera hizo la corrección conducente, tal vez porque sabía que el dato era incorrecto, pero “si no queman, tiznan”, como dice él.

Lo peor del caso es que Licona probó con documentos, que publicó en redes sociales, que su sueldo bruto era de $132,312 pesos, y los netos ascienden a $91,957 pesos, muy distante de la información del Ejecutivo.

De esos fuegos sólo quedarán cenizas del Coneval, ya que en Palacio se habló de no desaparecer el organismo, pero quedará muuuy debilitado por la austeridad republicana, así que José Nabor Cruz tendrá que hacer milagros o, de plano, tendrá un Consejo de parapeto, de pura pantalla, para analizar el impacto de los programas sociales a ojo de buen cubero, sin números que contraríen a su jefe.

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/
Twitter: http://twitter.com/malosos

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...