Moctezuma debería buscar asesoría de Chuayffet y Nuño

En julio de 2015, el entonces titular de la SEP, Eduardo Sánchez, vocero presidencial, y el Gobernador Gabino Cué anunciaron que el Estado retomaba las riendas del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), que desde 1992 era como el centro de operaciones de los profesores disidentes. Golpe demoledor.

Compartir:

El problema para el actual Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, es que por orden presidencial no puede tocar ni con el pétalo de un verbo a los dignos profesores de la Coordinadora Nacional.

Bueno, ni Moctezuma, ni Olga Sánchez Cordero, ni Alfonso Durazo.

A estas alturas, el sucesor de Otto Granados Roldán deberá sentirse incómodo y hasta frustrado porque a pesar de tres o cuatro reuniones privadas, los miembros de la CNTE, que dominan al menos cinco entidades del país, no sueltan prenda para liberar a la ahora mansita Cámara de Diputados, y ellos mismos poder continuar con el desmantelamiento de la Reforma Educativa peñista.

Ese es el punto de defensa de la CNTE, que ahora exigen que Mario Delgado cumpla su palabra de no dejar ni una coma de la reforma vigente.

El problema es que los siempre faltistas profesores desean un cambio constitucional bajo sus criterios y no bajo el de la mayoría, es decir, del millón de maestros del Sindicato.

Quizá los nervios y la fatiga de Moctezuma tengan un premio y su paciencia haga que, por fin, los profesores de la CNTE regresen para siempre a las aulas y no vuelvan a pisar las calles jamás.

Sin embargo, es cosa que se duda si desde el Ejecutivo se esgrime una defensa a sus actos en un inocultable acto de congraciar promesas, pues durante la campaña presidencial el entonces candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, obtuvo el apoyo magisterial disidente, siempre y cuando, al arribar a la Presidencia tumbara la reforma del sexenio anterior, y algo más.

El lunes pasado pregunté al Presidente en la “mañanera” si existía garantía de que dejando satisfechos a los profesores de la CNTE ya no abandonarían en sus aulas a millones de niños. La respuesta fue que nunca han dejado de impartir clases. Es una mentira. En la última década y media (existe desde 1979), la Coordinadora ha abandonado en los salones de clases a millones de niños por dedicarse a las marchas y plantones.

Y si hay duda del dato, tan solo revisar las fechas de las veces en las que se ha tenido que reponer o alargar el periodo escolar porque por semanas los menores han dejado de recibir instrucción escolar. Peor tantito, los más afectados son los estados en donde el Presidente ha prometido el desarrollo social total, Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Michoacán.

¿En verdad, la CNTE dejará de ser la pediche de siempre, viviendo de los recursos que siempre ha obtenido del Gobierno federal?

Ese es el dilema que Moctezuma no puede resolver. Pero ya no debe sufrir más, con tan solo invitar a Emilio Chuayffet y a Aurelio Nuño a comerse unos chilaquiles, quizá obtenga un plan de ruta para apaciguar a los tercos prof…

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...