¿Merece Universidad de Hidalgo disculpa de la UIF?

Compartir:

Hay tema ineludible para la conferencia mañanera del Presidente López Obrador: la orden del Poder Judicial de la Federación de descongelar las cuentas de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) mantenía bloqueadas bajo sospecha, sin pruebas, de lavar 151 millones de dólares en Suiza.

Antes que el coronavirus impulsara al estrellato a Hugo López Gatell, la lucha contra la corrupción del pasado neoliberal del país convirtió en primerísima figura al titular de la Unidad de Inteligencia Finaciera, Santiago Nieto.

Su presencia era obligada en las conferencias de prensa en Palacio Nacional como ahora lo es la de López Gatell, razón por cual no se entiende que el Presidente no ordenara una conferencia vespertina exclsuiva para él como la que luego ideo para el subsecretario de Salud.

La efectividad de Nieto ha sido fulminante; se podría decir que lo que queda de quienes dominaron en el último sexenio permanecen paralizados, temerosos de que su rifle sanitario los enfoque.

Sin duda, la mejor arma de la Cuarta Transformación contra la oposición ha sido la UIF.
En lo que va del sexenio, pocos son los malos momentos que ha pasado su titular, si acaso el congelamiento y descongelamiento casi inmediato de las cuentas de la empresa gasolinera Hidrosina, y la queja del Fiscal General de la República, Alejandor Gertz Manero, sobre las violaciones al debido proceso que algunas de sus revelaciones públicas significaban sobre asuntos concretos.

Uno de los útimos episodios que le han merecido los mejores espacios en los medios escritos y los electrónicos es su revelación de que investiga al mejor amigo del ex Presidente Enrique Peña Nieto, el ex secretario de Desarrollo Social y ex subsecretario de Gobernación, Luis Miranda, y desde luego la que realiza sobre la familia del desaparecido Gerardo Ruiz Esparza, quien fue secretario de Comunicaciones y Transportes en el sexenio pasado.

Sobre el supuesto lavado de dinero de la UAEH, el Presidente declaró al inicio de marzo de 2019 que “De resultar que la Fiscalía General decide con todos los elementos liberar cuentas en su totalidad, eso se hará. Pero si hay actos ilícitos, se actuará sea quien sea”, esto porque el presidente del patronato de la UAEH emigró del PRI a Morena.

Santiago Nieto se excusó entonces de dar detalles para “mantener en este momento el sigilo del análisis y de la diseminación de información que realizamos, para en su momento, en su caso, llevar el asunto ante la sede ministerial o la sede de responsabilidad administrativa según corresponda. En este momento no puedo dar mayor información, solamente confirmar que sí efectivamente se trata de la Universidad”.

Pero el pasado 15, el Tribunal Colegiado del Vigésimo Noveno Circuito concedió “la suspensión definitiva para el efecto de que las autoridades responsables levanten la orden de bloqueo y/o inmovilización de las cuentas bancarias aperturadas a nombre de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, con el fin de que pueda disponer de los fondos depositados en ellas”.

Las cuentas fueron bloqueadas, según se dijo, porque la DEA sospechó lavado de dinero con el movimiento de los 151 millones de dólares entre México y Suiza.

Con esta información, según el Tribunal la UIF “Informó que se estaba llevando a cabo una investigación a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, por creerse que estaba involucrada con una organización criminal que opera en México, lo cierto es que ninguna constancia de ello se presentó”.

¿Qué sigue después de la suspensión definitiva?

Quizás no sería mala idea una disculpa al rector Adolfo Pontigo y a Gerardo Sosa, que incluso solicitó la protección de la justicia federal.

A menos que la UIF tenga otros datos.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...