Meade pega a AMLO en donde duele, su honestidad

Seco golpe en su eje de flotación faltando 11 días para las elecciones

Compartir:

Después de sacar de quicio a Ricardo Anaya con los hermanos Barreiro, el PRI, ahora, le pega a Andrés Manuel López Obrador en donde más le duele, su honestidad, una cualidad de la que está tan orgulloso que en su etapa de jefe de Gobierno de la Ciudad de México calificó de “valiente”.

Al candidato de Morena a la Presidencia se le ha dicho de todo; incluso, se le ha comparado con Hugo Chávez y Nicolás Maduro, por ejemplo, cuando él se coloca a la altura de Benito Juárez, Francisco I. Madero y Lázaro Cárdenas; vaya, los panistas hasta lo ofrecieron al país como un peligro para México en 2006, pero contra su honestidad poco o nada se había dicho.


Ayer, los representantes del PRI en el Instituto Nacional Electoral (INE) lo acusaron de utilizar de “fachada” al fideicomiso “Por los demás”, creado con el pretexto de ayudar a las víctimas del sismo. Según la acusación ante el INE, en realidad lo ha usado “para introducir financiamiento de procedencia desconocida al sistema bancario y desviar recursos con fines electorales”.

El representante del PRI ante el INE, Emilio Suárez, y la diputada, ex senadora y ex subprocuradora Jurídica y de Asuntos Internacionales de la PGR, Mariana Benítez, acusaron al candidato de Morena de constituir “un esquema de financiamiento ilegal, y con fines proselitistas, que aceptó aportaciones de entes prohibidos por la ley, incluyendo las de entidades públicas, personas anónimas y, posiblemente, ciudadanos extranjeros”.

En otras palabras, Andrés Manuel lucró con las necesidades de los damnificados utilizando dinero proveniente de “entes prohibidos por la ley” (lo que esto signifique) y hasta de ciudadanos extranjeros, amén de entidades públicas.

La acusación no es nueva; en el último debate, el candidato del PRI la lanzó, pero no tuvo contundencia; al menos no insistió, como era necesario, para desestabilizar a López Obrador.

La diputada Benítez  dice que no se conoce el origen de 46 millones de pesos que fueron aportados al fideicomiso en efectivo. Asimismo, explicó que 71 millones de pesos fueron cobrados por 61 personas que no son damnificadas, sino operadores políticos de Morena.

Si todo esto es cierto es de esperar que el PRI acuda también a la PGR, en especial por lo que llama “aportaciones de entidades prohibidas por la ley”.

Los señalamientos son graves  no sólo porque ponen en duda la honestidad de López Obrador e insinúan vinculación con “entidades” ilegales, sino porque lo exhiben como utilitario de los más necesitados, los mismos por quienes dice luchar desde que buscó, sin éxito, la gubernatura de Tabasco, después la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México y en 3 ocasiones, incluida esta, la Presidencia de la República.

Habrá que ver si Andrés Manuel se traga el anzuelo que le lanzó José Antonio Meade y si la autoridad electoral reacciona, aunque el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, dijo que “no atenderá a tiempos políticos en la resolución de casos ni tendrá intencionalidades políticas en sus resoluciones”.

En otras palabras, Meade y el PRI tendrán que sentarse a lamentar no haber utilizado el tema en su momento, aunque de lo que se trata es de impactar al electorado exhibiendo a AMLO como deshonesto y usufructuario de las carencias de los más necesitados.

Como sea, es un golpe seco en su eje de flotación faltando 11 días para las elecciones.

Las preguntas son: ¿Habrá más? y ¿cómo reaccionará el candidato de Morena?

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...