Matando el amparo; Monreal dice a AMLO: Acá toy

Quizás una invitación a desayunar y un par de jalones de orejas pudieran serenar al senador zacatecano

Compartir:

Sólo nos faltaba que para limpiar de abrojos el camino al Presidente López Obrador permitamos que Ricardo Monreal aseste una puñalada a unos de los derechos más preciados de los mexicanos, el juicio de amparo.

¿Y la oposición? Bien, gracias. En realidad, sometida por el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto.

El Presidente aún está a tiempo de serenar a algunos de quienes están en plena competencia para mostrarse ante él más serviles que el resto del grupo gobernante.

El más reciente caso es el de Ricardo Monreal.

Pretende que las reformas al sistema judicial consideren que los ciudadanos perdamos el derecho a ampararnos en contra de los proyectos del Ejecutivo Federal.

Es decir, para el coordinador de Morena en el Senado no debe repetirse el caso Santa Lucía, en el que el Presidente se sacó de la manga la seguridad nacional para pasar sobre más de una centena de suspensiones provisionales, y algunas definitivas, que obstaculizaban la construcción del aeropuerto que suplirá al NAIM.

Monreal quiere que las obras del Presidente sean consideradas de interés colectivo, por sobre las afectaciones individuales.

En otras palabras, que ningún mexicano tenga capacidad jurídica de frenar la obra que se le ocurra al Presidente.

El coordinador de los padres de la patria de Morena dice que “el actual gobierno federal ha impulsado, desde su inicio, importantes proyectos, los cuales han sido frenados por suspensiones concedidas a través de amparos, ocasionando un perjuicio en el progreso económico y social”.

En razón de esto propone, en un comunicado, la adición de un párrafo al artículo 25 constitucional para plantear que el desarrollo de obra pública e infraestructura en materias de educación, salud, medio ambiente, seguridad pública, seguridad nacional, penitenciaria, comunicaciones, transportes, hidráulica, energética, turística y cualquier otra rama o servicio público que impacten, directamente, en el bienestar de las personas, así como en el goce y ejercicio de sus derechos humanos, sea considerado de interés social, protegido por la Constitución y las leyes.

Pronto veremos a Monreal proponiendo cambiar la Constitución para permitir la reelección presidencial por uno o más periodos, o seguir el ejemplo de Baja California y ampliar el mandato de seis a 10 años.

Quizás una invitación a desayunar y un par de jalones de orejas pudieran serenar al senador zacatecano.

 

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...